Salvo en el caso en el que no se beba nada de alcohol, siempre hay que tener en casa una serie de bebidas alcohólicas ‘básicas’ para poder hacer frente a diferente tipos de eventos que puedan tener lugar, así como para poder hacer la combinación más deseable, en función de lo que se vaya a servir en la mesa. En Yopongoelhielo.com cuentan con todas ellas por lo que el suministro no será, en ningún caso, el problema. He aquí una serie de consejos a tener en cuenta para acertar siempre.

Una cena de celebración. Esta puede tener lugar a solas con la pareja, como con un grupo enorme de amigos y, sea cual sea la circunstancia, lo que nunca puede faltar es un buen espumoso. El champagne se puede convertir en un gran aliado y algunas de las marcas más destacadas son G.H. Mumm Brut Cordon Rougue, Jusé y Camps Reserva de la Familia Brut Nature y Freixenet Cordon Negro Brut Magnum.

Una cena romántica. Por supuesto, aquí entra en juego la elección que se vaya a hacer de la comida en sí. Se puede decir que el champagne se emplea para un momento puntual de la velada o para acompañar a los postres, pero en los platos principales una buena elección suele ser la de los vinos. Si se trata de pescados, la mejor elección suele pasar por elegir un vino blanco o rosado, máxime un tinto joven porque acompasan mejor los sabores. Excelentes elecciones de los mismos son Mar de Frades, Torres Gran Viña Sol, Cellini Prosecco Treviso y Viña Esmerlada. En el caso de optar por platos de carne, lo mejor es aliarse con los vinos tintos, salvo que se trate de pollo, donde también son bienvenidos los vinos blancos, de nuevo. Las carnes rojas, por su parte, al tener un sabor más fuerte, requieren de un acompañamiento parejo. Aquí entran en juego los vinos tintos como Culmen Reserva, Pintia y Pago de Carraovejas Crianza 2012.

Una cena más informal. Simplemente con los amigos o con la familia de confianza. Hay quienes prefieren, ante todo, una buena cerveza y estamos de suerte porque hay muchas variedades y se pueden encontrar, fácilmente, por Internet. Hay que atender, eso sí, al mismo principio que el comentado en el punto anterior, en función de lo fuerte que sea la comida, así será la bebida. De no seguir este principio podemos caer en el error de que la bebida resulte tener un sabor demasiado fuerte y no se puedan apreciar los matices del plato. Algunas cervezas a probar son Trappistes Rochefort 10, Flying Dog Raging Bitch o Hoegaarden Fruit Defendu.

El cierre de la cena. Después de haber degustado un rico plato, sea el que sea, lo que más conviene es ofrecer una bebida que ayude con la digestión. Es aquí donde entraría el turno de los digestivos, en forma de licor, de frutas y vegetales o mezclas entre ellos. Aquí estaríamos hablando del pacharán, Lascas de Pedernal Dulcemente Fresa, Jota & Jota Licor de Hierbas, Jota & Jota crema de Orujo o Crema Ruavieja.

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *