Es sencillo, fácil, tradicional, pero también delicioso, hoy tenemos Filloas con queso de Arzúa y membrillo, el postre preferido de mi padre, bueno, se servía porque a él le gustaba pero todos disfrutábamos de esta riquísima tradición.

Receta de filloas… ¡con queso de Arzúa!

En Galicia tenemos unos cuantos quesos emblemáticos, el queso de Arzúa Ulloa D.O.P. es uno de los que más me gustan y si lo acompañamos con membrillo de calidad como es el de Santa Teresa el único del mercado elaborado con fruta fresca ya tenemos un postre delicioso e inigualable.  Para elaborar el membrillo en Santa Teresa utilizan solo los “solomillos” de la fruta, desechando la parte central donde están las pepitas de la fruta, por eso su textura es tan perfecta. Es  100% natural, sin conservantes ni aditivos artificiales.

Receta de filloas con queso de Arzúa… ¡y membrillo!

A mí me gusta hacer membrillo en casa pero no todos los años lo hago, lo que si os digo y podéis creerme que si no tengo membrillo hecho por mí, el único que entra en mi casa es el de Santa Teresa. Ahora mi marido lo toma sin azúcar porque está ahí, sin rebasar el límite pero justito en la analítica del azúcar y el único que le conviene tomar es la versión de membrillo sin azúcar de Santa Teresa, algo que agradezco porque yo no sé hacer membrillo sin azúcar.

Maravillosa la combinación filloa+queso+membrillo, increíble y exquisita.

filloas con queso y membrillo

Filloas con queso de Arzúa y membrillo. COCINA GALLEGA.

Frabisa
4.86 from 44 votes
Plato Postre
Cocina Gallega
Raciones 20 filloas

UTENSILIOS

  • 1 sartén para creps o filloeira de fondo grueso

Ingredientes
  

  • 550 ml. de leche
  • 200 ml. de agua
  • 6 huevos
  • 250 g. de harina tamizada
  • 1 cucharada de manteca de cerdo AQUI diluida o 20 g. de aceite de oliva
  • 1 cdta Sal
  • Un trozo de tocino ibérico o aceite de oliva para pintar la sartén.

Para acompañar

  • membrillo, (con y sin azúcar, con nueces, y de untar)
  • queso de Arzúa

Elaboración paso a paso
 

  • Derrite en el microondas a baja temperatura la cucharada de manteca. Reserva.
  • Mezcla (mejor con batidora) los huevos y ve añadiendo los líquidos, la manteca (derretida y fría o casi) , la sal y la harina tamizada en varias tandas hasta obtener una mezcla líquida, homogénea y sin grumos. También puedes poner todo junto en la jarra de tu batidora y sencillamente, mezclar.
  • Deja reposar la mezcla durante una media hora para que los ingredientes se integren perfectamente.
  • Pon al fuego una sartén o filloeira, deja que tome temperatura y engrasa pasando por su superficie un trozo de tocino pinchado en un tenedor o bien pintando (con pincel de silicona) con aceite de oliva.
  • A continuación vierte un cucharón de masa sobre la sartén o filloeira, agarra la sartén por el mango y con ésta en la mano haces movimientos rápidos y giratorios a fin de que se destribuya bien la masa por toda la sartén.
  • Pones la sartén otra vez en el fuego y unos segundos después se comenzará a despegar los bordes, así que con otro movimiento rápido lo agarras con la punta de los dedos y la das vuelta, 30 seg y listo, pasa a una fuente y continúa hasta terminar la masa.
  • Prepara una fuente con filloas dobladas en 4, queso de Arzúa cortado en pequeñas cuñas y los membrillos en rodajas. Sirve

Frabiconsejos

Cosas a tener en cuenta cuando hagas la receta de filloas con queso de Arzúa y membrillo

  • Tradicionalmente la primera filloa es para la cocinera, no suele salir muy bien, pero nos sirve para probar el punto de sal.
  • No es necesario pasar el tocino o pintar de aceite después de cada filloa, yo suelo pasar materia grasa cada 4 filloas hechas o con esta nueva filloeira, sólo la primera y segunda vez.
  • Una vez que encontréis el punto justo de temperatura del fuego, ya es coser y cantar. Procurad que no se os quemen pero que tomen pizca de color.
    ¿Quieres hacer estas filloas de caldo de cocido? solo tienes que sustituir los líquidos por caldo.
  • Podéis preparar la fuente con las filloas, el queso y los membrillos, cubrirla con film y tenerla preparada para el momento de llevarla a la mesa.

¿Pensáis que os vais a quemar al dar la vuelta con los dedos?

Bueno, pues no, o sólo un poquito :). Es un movimiento rápido, así que ni os daréis cuenta ni os dará tiempo a quemaros.
¡A disfrutar de estas filloas gallegas con queso y membrillo!

 

 

Publicidad
Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Valora esta receta!