Con la llegada del otoño también comienza la temporada de las naranjas y España es en eso una privilegiada porque las naranjas de Valencia son únicas y de una calidad superior. Gracias a que cuentan con una gran cantidad de vitaminas, este cítrico es de lo más usado en la cocina tradicional española y aunque en un primer momento se pudiera pensar que, básicamente, está relegada a los postres con naranja, nada más lejos de la realidad. Carnes y pescados también combinan a la perfección. Además ahora, se esté donde se esté, se puede contar con la opción de comprar naranjas de manera online, con lo que ya no hay excusas para ponerse manos a la obra. En este ocasión, hemos querido hablar de una receta deliciosa: pato a la naranja.

Ingredientes: Un pato, 5 naranjas, vinagre, mantequilla, caldo de pollo, harina, sal, pimienta negra y Cointreau.

Limpiar el pato (si es posible, que se ocupe de esto el pollero y, así, se avanza trabajo) Se pone en una cazuela una cucharadita de mantequilla y se deja que se derrita. Ésta va a hacer la función del aceite y es en ella es donde se va a dorar el pato, manteniendo el fuego fuerte. En el momento en el que ya esté hecho por ambas partes, se le añade casi un vaso entero de Cointreau (habrá de reservarse un poco) y se deja que se cocine durante unos minutos. Habrá que añadir una naranja exprimida, un vaso de caldo de pollo y una cucharada de vinagre.

Hay que dejar que todo lo anterior cueza durante el tiempo que el pato precise para quedar tierno. Suelen ser unos 20-30 minutos, pero todo dependerá del tamaño del ave. Una vez que esto está hecho, se deja al pato reposar en el horno a temperatura baja, lo único que se pretende es que no pierda calor.

El caldo restante de la cazuela se tiene que seguir cociendo unos minutos más y es importante que se remueva para que no acabe por pegarse al fondo. Una vez que han pasado 5-10 minutos sólo queda colar esa salsa, echarle sal y pimienta. Después, se vuelve a echar en la cazuela con el Cointreau que reservamos en el primer paso

En un bol hay que echar un poco de la salsa que se ha obtenido y mezclar con dos cucharaditas de harina. Es importante remover bien esta mezcla. Este contenido se le añade a la cazuela y se deja que alcance el punto de ebullición. La salsa irá espesando y es importante que no se deje de remover.

Hay que pelar las naranjas y separar sus gajos para poder añadirlos a la cazuela, una vez que la salsa ya haya sido retirada del fuego, pero aún permanezca caliente.

Por último, el pato ha de contar con la salsa elaborada por encima y es muy importante que se sirva caliente para poder apreciar todos sus sabores y deleitarse con ellos. Con los gajos sobrantes, se puede decorar.

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *