La pizza ya es un clásico en los hogares españoles, es una opción rápida, gusta mucho a los peques y a los mayores y es ideal para cenas entre amigos, para cumpleaños o cualquier otro motivo que nos surja.

  • Me gusta muy crujiente, con bastante salsa de tomate, ésta en la medida de lo posible conviene que sea casera. Si la compras hecha, ponla en un colador para que no esté muy aguada, a la masa no le gustan las salsas con mucha agua.
  • Esta masa tiene un punto distinto que os aconsejo que la probéis . El toque se lo da la sémola que le aporta un punto crujiente.
  • Es una masa rápida, de las de «ahora se me ocurre y ya la estoy horneando». No esperéis la séptima maravilla del mundo, pero está bien.
  • Ingredientes para la masa (da para 2 pizzas del tamaño individual como la que veis)
  • – 250 gr. de harina de fuerza
  • – 50 gr. de sémola de trigo duro
  • – 75 ml de leche templada
  • – 75 ml. de agua templada
  • – 25 ml. de aceite de girasol
  • – 1/2 cucharadita de sal
  • – 10 gr. de levadura fresca de panadería (o 1 sobre de levadura activa)
  • Para cubrir
  • Salsa de tomate, (mejor CASERA)
  • – 250 gr. de queso especial para fundir (mozzarella, cuatro quesos, etc.)
  • – Albahaca fresca
  • Elaboración Thermomix
  • – Disolver la levadura en los líquidos templados y ponerlos en el vaso. Agregar las harinas mezcladas con la sal, mezclar unos segundos a veloc. 5 y programar 1 minuto velocidad espiga.
  • – Volcar la masa en una superficie de trabajo enharinada, amasar ligeramente hasta formar un bola y guardarla en un cuenco enharinado y cubrir con papel film.
  • – Dejar reposar en un lugar alejado de corrientes (yo lo suelo guardar en el microondas) hasta que doble su tamaño (aproximadamente una media hora).
  • Elaboración en panificadora
  • – Disolver la levadura en los líquidos templados y ponerlos en la cubeta. Agregar las harinas mezcladas con la sal y programar función amasado.
  • – Volcar la masa en una superficie de trabajo enharinada, amasar ligeramente hasta formar un bola y guardarla en un cuenco enharinado y cubrir con papel film.
  • – Dejar reposar en un lugar alejado de corrientes (yo lo suelo guardar en el microondas) hasta que doble su tamaño (aproximadamente una media hora).
  • Elaboración manual
  • – Poner las harinas mezcladas con la sal en un cuenco en forma de volcán.
  • – Añadir los líquidos templados e ir amasando ligeramente hasta que esté todo mezclado y se haya formado una masa.
  • –  Volcar la masa en una superficie de trabajo enharinada, amasar ligeramente hasta formar un bola y guardarla en un cuenco enharinado y cubrir con papel film.
  • – Dejar reposar en un lugar alejado de corrientes (yo lo suelo guardar en el microondas) hasta que doble su tamaño (aproximadamente una media hora).
  • Estirar la masa del grosor que guste (mejor, fina) y cubrir con el relleno.
Horneado  común para todas las elaboraciones
  • – Precalentar el horno a 250º con calor arriba y abajo y la rejilla en la segunda guía del horno comenzando a contar desde abajo.
  • Estirar la masa de la pizza y colocarla en una asadera aceitada o forrada con papel vegetal, si te gusta la pizza muy finita puedes estirarla con el rodillo de amasar.
  • Cubre con salsa de tomate, espolvorea orégano  y  hornear con calor arriba y abajo durante 15 minutos. Estos tiempos son orientativos ya que todos los hornos no son iguales, has de estar pendiente del tuyo y aumentar el tiempo o la temperatura según vayas viendo.
  • Recupera la pizza del horno y cubre con la mozarella, queso de fundir o el que tengas y vuelve a hornear 2 o 3 minutos más, el tiempo necesario para que se funda el queso.
  • Recupera la pizza, espolvorea albahaca y si la tienes fresca, mejor aún, pícala menuda y espolvorea por toda la pizza.
  • Sirve y goza.

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *