No es cuestión de quedarse atrás, tampoco de renegar de las modas, me gusta probar nuevas tendencias  pero  de ninguna manera quiero olvidarme de incluir en mi recetario recetas como estas ROSQUILLAS DE MIEL, un dulce tradicional, sencillo y humilde que nos encanta a la mayoría por lo deliciosas que están y porque las rosquillas han acompañado nuestra niñez y la de nuestros hijos y tienen un componente emocional que les añade valor.

Es una masa extremadamente sencilla de ligar y de amasar, la verdad  es que se podría hacer a mano y no llevaría demasiado tiempo, es manejable y las rosquillas se hacen muy rápido.

La originalidad de estas rosquillas viene dada por el almíbar de miel que las baña y también la miel que lleva su masa que les aporta color y sobre todo, ternura y suavidad a su miga, quedan exquisitas.

¿Os animáis a probarlas?

Rosquillas de miel
 
Preparación
Cocción
Tiempo total
 
30 rosquillas aprox
Frabisa:
Cocina: Carnaval
Serves: 70
Ingredientes
  • 370 g de harina de todo uso
  • 2 huevos L + 1 yema
  • 50 g de miel (FROR DE BRAÑA de Mieles Anta)
  • 50 g de azúcar
  • 50 ml de leche
  • 60 g de manteca
  • 1 cucharadita de polvo de hornear (tipo ROYAL)
  • 1 cucharada de esencia de anís (o leche en su lugar)
  • Ralladura de un limón
  • Para el allmíbar
  • 150 ml de agua
  • 150 g de miel
  • 1 cdta de anís
  • Para la fritura
  • aceite suave
Instrucciones
  1. Almíbar
  2. Ponemos un cazo al fuego con un chorrito de anís (si no os gusta no se lo pongáis), el agua y el anís, lo dejamos hervir a fuego suave durante 10 o 15 minutos. Eliminamos con un colador la espuma de la superficie, apagamos el fuego y dejamos enfriar.
  3. Rosquillas
  4. Ponemos en el bol de la amasadora (o en un bol que queramos usar para amasarlas a mano) todos los ingredientes de la masa y amasamos unos minutos hasta formar una masa homogénea (liga fácil).
  5. Volcamos la masa en la encimera, boleamos, envolvemos en film y refrigeramos durante 30 minutos.
  6. Recuperamos la masa, y formamos las rosquillas. Ponemos el aceite a calentar y vamos friendo las rosquillas por tandas, dejamos 2 o 3 minutos de cada lado y retiramos para una rejilla para eliminar el excedente de aceite.
  7. Finalizada la fritura vamos pasando las rosquillas por el almíbar y las pasamos a una fuente de servir y disfrutamos.
  8. Si sobran las guardamos en un tupper y las regamos con el almíbar, cerramos el tupper y conservamos en nevera.
Frabiconsejos
- Es importante encontrar el punto de calor justo del aceite, no debe de estar demasiado caliente o las quemará por fuera y quedarán crudas por dentro. Lo ideal es medir con un termómetro la temperatura de aceite y que esté a 166 o 168º y mantener la temperatura mientras se fríe a 160º., yo frío en aceite de girasol. En mi placa de inducción del 1 al 9, mientras estoy friendo la pongo al 7.

 Os animo a probarlas y recordad  si tenéis peques, dejadles que os ayuden, siempre recordarán esos momentos amasando rosquillas con mamá o papá, son momentos mágicos que no os debéis perder.

A disfrutar!

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando...
Publicidad
Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *