¿Os acordáis cuando antes los locutores/as decían aquello de ..»interrumpo la programación….» pues yo lo mismo, interrumpo la programación de recetas del verano y asomo la cabeza pasado ya el ecuador de mis vacaciones para enseñaros el día tan teñido de azul que he disfrutado en la alta Provenza francesa, con los Alpes cerquita…
Cuántas veces habéis visto la lavanda, la habéis olido incluso,  también degustado, sin embargo ver los campos sembrados de azul es difícilmente explicable.
Hoy he tenido un día azul, kilómetros de campos en los que se alternaban la lavanda y el trigo, una auténtica hermosura que he querido compartir con todos /as vosotras/os.

El aire huele a lavanda en cualquier rincón…

Me he metido en el medio de los campos de trigo y de lavanda, me he arañado las piernas, he pasado calor, he disfrutado y también cortado este pequeño ramillete para regalároslo, espero que lo disfrutéis.

Espero que lo estéis pasando bien, tengo ya tantas cosas para contaros…. pero mientras, vuelvo a dejaros con la programación establecida y me marcho a continuar con mis vacaciones, que por cierto ¡son agotadoras!
Besos a todas y a todos.

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *