Los huevos rellenos, son un típico de todos los hogares y que gustan  especialmente a los más peques de la casa. Ideal para el tiempo que se aproxima los podemos dejar hechos antes de irnos a la playa y con una ensaladita será una comida fresquita e ideal.
En este caso y poniendo en funcionamiento mi imaginación os traigo unos huevos morados teñidos con colorante natural, la remolacha, con lo cual, los peques pueden comerlos sin ningún problema.
Quedan tan bonitos que también se pueden poner como entrante en una comida o cena de invitados y veréis las caras de asombro de vuestros comensales.

Es muy muy facil, os cuento como los he hecho….

  • Ingredientes 
  • (no pongo cantidades porque dependerá del número de huevos que queráis hacer)
  • – Huevos cocidos
  • – Remolacha cocida (de la que viene cocida y envasada al vacío) la hay en cualquier frutería.
  • – Bonito en aceite de oliva.
  • – Surimi rallado en bolsa.
  • – Lechuga rizada u otra que tengáis y rabanitos laminados.
  • – Guacamole (ver receta pinchando AQUÍ)
  • – Sal
  • Para la vinagreta
  • – Aceite de oliva virgen extra.
  • – 1 cucharada de mostaza DIJÓN.
  • – Vinagre de manzana.
  • – Sal
  • Elaboración
  • – Se cuecen los huevos (10 minutos en agua hirviendo con un chorrito de vinagre) y se pelan. Reservar.
  • – Se tritura la remolacha (una bola para dos huevos) con un robot de cocina y se sumerjen los huevos. Procurad que queden bien cubiertos del puré de remolacha para que absorban bien el color. Los dejamos así toda la noche o un mínimo de 6 horas en la nevera.
  • – Elaboramos el guacamole (se hace ASÍ)
  • – Recuperamos los huevos de dentro del puré de remolacha y limpiamos los restos con un papel de cocina.
  • – Cortamos una ligera capita de una de las partes de abajo para asentarlo y cortamos otra rodajita más gruesa de la parte arriba. Como si le sacásemos el sombrerito por ahí iremos retirando con cuidado la yema para un cuenco y vaciando el huevo.
  • – Con un tenedor deshacemos la yema cocida, le agregamos el bonito escurrido, una pizca de sal y el zumo de medio limón, hacemos un puré con todo ello y rellenamos los huevos.
  • – Cubrimos los huevos rellenos con una capa abundante de guacamole y los espolvoremos con el surimi rallado.
  • – Ponemos una cama de lechuga y rabanitos cortados en láminas, vertemos la vinagreta (mezclamos con un tenedor todos los ingredientes)  y colocamos cuidadosamente los huevos rellenos.
  • ¡¡Listo!! Los huevos rellenos de toda la vida con un toque de color que los hará distintos y bonitos a la vista.

NOTA: Con el puré de remolacha sobrante podéis hacer un arroz (rojo) o un bizcocho de chocolate (receta AQUÍ)

 

¡¡Espero que os hayan gustado!!

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *