El cine nos ha acercado en muchas ocasiones a mesas servidas con manjares desconocidos en  nuestras cocinas, tartas muy altas de merengue o nata,  fuentes colmadas de frutas exóticas en las que nunca faltaban preciosos racimos de uvas colgando, enormes pasteles de carne bellamente decorados, pues bien, de estos últimos se trata el post de hoy, de los pasteles de carne con costra. Preciosos pasteles de carne recubiertos de una masa dorada y apetitosa, una masa que se hace con agua caliente. Os parecerá que esto va en contra de todas las reglas que nos han enseñado, pero hay razones que lo justifican. La masa debe de ser flexible para adaptarse a la forma del molde y al mismo tiempo suficientemente fuerte para conservar la forma una vez horneada de modo que se sostenga recta en el plato.

Si donde vives las harinas no se llaman como indico en la receta puedes ver cual es la equivalente en tu país de residencia, te lo explico AQUÍ.

  • Utensilios: Necesitaremos lo normal para hacer repostería, el único utensilio especial es un molde que sostenga los costados del pastel hasta que esté rígido por el horneado y pueda tenerse de pie.
  • Si se quiere que el pastel quede de película, vale la pena comprar un molde metálico de paredes altas (lo he visto en El Corte Inglés) de base ovalada con dibujos en relieve en los costados. Estos moldes no tienen fondo, por lo que deben ponerse sobre una bandeja de horno antes de empezar a trabajar y los costados son desmontables. Yo he utilizado un molde desmontable de 18 cm de diámetro por 7 cm de alto.
  • Ingredientes
  • – 450 gr. de harina, la mejor es la de fuerza, la misma que se utiliza para hacer pan. La masa debe de ser fuerte para que resista el agua caliente y toda la manipulación necesaria para moldearla. Siempre ha de ser blanca, nunca integral.
  • – Sal. Se añade un buen pellizco de sal para que la masa tenga sabor.
  • – 100 gr. de manteca de cerdo. ( nunca mantequilla ni margarina)
  • – 200 ml. de agua. –
  • Elaboración
  • – Tamiza la harina con la sal en un cuenco y haz un hoyo en el centro.
  • – Pon la manteca y el agua en un cazo de fondo grueso.
  • – Pon el cazo a fuego bajo hasta que se derrita la manteca, sube un poquito el fuego y retira en el momento en el que suba el hervor.
  • – Vierte el líquido en el centro de la harina y mézclalo rápidamente haciendo una pasta (este paso yo lo hice con una cuchara de madera por temor a sufrir quemaduras de primer grado).
  • – Vúelcala en una superficie enharinada y amásala suavemente hasta que quede lisa.
  • – Envuelve la masa con plástico fino, y con un paño húmedo por encima y déjala reposar 20 minutos a temperatura ambiente y ya estará lista para estirar.
  • En el próximo post os enseñaré el relleno que utilicé para esta masa de agua caliente y os contaré el tremendísimo resultado que obtuve.  duda, será una de las mejores recetas de este blog (eso creo ;))

NOTAS:  Esta masa se debe hacer rápidamente o saldría mal. Cuando se termina de hacer está demasiado caliente por eso se debe dejar reposar. Al enfriarse se pone más manejable, pero si se espera demasiado se pondrá muy dura y será imposible darle forma, por eso mientras dura el reposo hay que envolverla en plástico para evitar que se reseque.

Fuente: La cocina paso a paso (Editorial SARPE)

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. Zoraya Nieto Hernández

    Buen día, saludos desde Venezuela. Felicitaciones por su página web y lo maravilloso de su recetario. Agradecida por que en este maravilloso universo y dimensión existan humanos que enaltezcan la especie y permitan trascender y evolucionar a otros. Usted merece nuestro respeto y orgullo de sus seguidores, amigos y familiares. Muchas gracias por existir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *