Exquisito, reconfortante y económico este guiso de verduras es ideal para los fríos días de invierno. Las mazorcas así cocidas son el manjar más rico del mundo. Si os estáis preguntando cómo se comen, pues … sí, lo que imagináis, con una servilleta de papel cerca, porque se comen con las manos, hay unos pinchitos que se ponen en los extremos y son más higiénicos, pero es como la costilla, se puede comer de mil formas, pero si se come con las manos el sabor sube enteros.

Tampoco es necesario que empieces a contar calorías, no es necesario comer chorizo todos los días, ni siquiera todas las semanas, pero es una locura no comerlo nunca. Insisto en que se puede comer de todo si balanceamos y equilibramos nuestras comidas. Realmente lo que “engorda” (y lo digo por quienes se preocupan) no es la comida en si, son las cervecitas, los dulces, los picoteos.
Este plato es de los que te dejan el cuerpo con un nivel de bienestar que poco a poco se te va dibujando una sonrisa en la cara, incluso sin quererlo, te animo a hacerlo.
Repollo guisado con chorizo y verduras. Imprescindible.
 
Frabisa:
Cocina: de diario
Ingredientes
  • - 1 repollo pequeño
  • - 4 patatas medianas
  • - 2 zanahorias
  • - 1 mazorca de maíz envasada al vacío (*)
  • - 2 huevos
  • - 1 chorizo
  • - ½ cebolla
  • - 1 diente de ajo (sin gérmen)
  • - Aceite de Oliva Virgen Extra
  • - Pimentón agridulce de la Vera
  • - Sal
Instrucciones
  1. - Picar la cebolla muy menuda, sofreírla en 2 cucharadas de aceite en una olla grande (que sirva para contener el resto de las verduras). Añadir el ajo picadito y continuar la fritura a fuego lento hasta que ambos ingredientes estén blandos y dorados.
  2. - Cortar las patatas y las zanahorias a la mitad y rehogar un par de minutos con el ajo y la cebolla.
  3. -Añadir el repollo, y cubrir con agua fría. Agrega sal y cuece por espacio de 25 minutos.
  4. - Cuando hayan pasado diez minutos de cocción, añade los huevos, el chorizo y la mazorca cortada por la mitad. Tapa la olla y mantenla al fuego durante el tiempo restante o hasta que pinchando las patatas con una brocheta las notes tiernas.
  5. - Sirve muy caliente con un chorro generoso de aceite de oliva y espolvorea el pimentón a tu gusto.
Un plato ideal para este invierno que está resultando más largo de lo esperado.

(*)- Las mazorcas ya vienen cocidas, pero a mi me gusta cocerlas un poco más y sobre todo, que se empapen de los jugos de la cocción.

¡Qué lo disfrutes y feliz semana!!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
    • Supongo que te refieres a los HUEVOS ya que huesos no lleva. Los huevos se ponen crudos y se cuecen siguiendo la receta. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *