Esta es una receta muy sencilla pero uno de los básicos que hay que saber hacer en cocina. No hay nada que se pueda comprar hecho que tenga un sabor tan auténtico como el de un caldo tan fácil como este que sirve de base a muchísimas elaboraciones y que enriquecerá nuestros platos

Es muy fácil y además, lo único que tenemos que recordar para hacerlo es decirle  a nuestro pescadero que nos guarde los restos del pescado (cabeza, espinas) que compremos, en el momento que lo limpie. Sino se lo advertimos, lo habitual es que lo tire.

Receta

  • Ingredientes
  • – Restos de pescado que no utilizamos como cabeza, espinas, etc. de pescado de roca o pescado blanco
  • – 1 cebolla
  • – 1 diente de ajo
  • – 1/2 puerro
  • – 1 litro y medio de agua
  • – 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • – Una rama de perejil
  • – Sal y pimienta.
  • Elaboración
  • Opción A (caldo más oscuro):
  • – En un cazo con aceite doramos la cebolla, el puerro (cortado en trozos grandes) el diente de ajo y el pescado que vamos a poner, salpimentamos, añadimos el perejil y el agua FRÍA, apuramos el fuego y cuando esté a punto de hervir, bajamos la temperatura y dejamos a fuego medio durante 25-20 minutos.
  • – Colamos.
  • caldo pescado
  • Opción B (caldo más clarito)
  • – Ponemos en un cazo  todos los ingredientes, salpimentamos, añadimos el perejil y el agua FRÍA, apuramos el fuego y cuando esté a punto de hervir, bajamos la temperatura y dejamos a fuego medio durante 25-20 minutos.
  • – Colamos.
En la cocina (y en la vida) la organización es fundamental, así que os aconsejo congelar caldo cuando lo hagáis. Yo lo congelo indistintamente en bolsas o en botellitas vacías de agua. Tener un caldo casero hecho nos resuelve un arroz delicioso en cualquier momento, o unas patatas, una crema, o una salsa  de pescado o marisco que será mil veces más rica si la enriquecemos con un caldo casero.

Frabiconsejos:

  • . Recordad que un buen caldo NUNCA debe llegar a hervir, sino mantenerse cociendo a fuego medio para extraer lo mejor de los ingredientes sin perder su esencia.
  • – El caldo siempre se  ha de empezar a hacer a partir de agua FRÍA, de esta manera los ingredientes irán soltando su sabor poco a poco.
  • . Según la receta que vayas a utilizar, será mejor un caldo oscuro o uno claro, por ejemplo, para una crema de marisco o una caldeirada, es mejor un caldo oscuro, para un risotto, un caldo claro, pero ésta no es una regla infalible, deberás probar cual te guste más en tus recetas.

No os perdáis otros caldos básicos para elaborar una rica y sabrosa cocina en casa:

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. Siempre que quiero hacer este caldo me surge la duda, que pescado utilizar? Las espinas y cabeza del salmón no se utilizan, no? Se puede usar morralla, no?

    • de salmón, no? no veo porque no. A mí la que más me gusta del mundo es la cabeza del bonito porque hace un caldo de pescado atómico, pero sino, la cabeza de merluza y la espina o de pescados que te inspiren, no te puedo decir todos los pescados del mundo, la intuición funciona, no vas a poner la cabeza de una sardina, pero hay otros muchos que van genial. Saludos

  2. Hola! He hecho el caldo de pescado (el más clarito) para un arroz con calamares y langostinos ayer. La verdad es que ha salido genial y he guardado un poquito en el congelador. Me quedo con tu receta.
    Gracias por compartir tantas recetas que salen bien si o si. Y las que tengo pendientes de hacer… Ya te contaré .
    Bicosss!!!!

    • Me alegra mucho que te hayas animado a hacerlo, seguro que tus platos ganan muchísimo en sabor. Un besito, preciosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *