Crema de Guisantes con Mejillones de Galicia

¿Sabíais que se han encontrado restos fosilizados de guisantes en yacimientos arqueológicos del Próximo Oriente que datan de hace casi diez mil años? En el 2000 a. C. su cultivo se había extendido por Europa y hacia el este a la India, aunque hasta el siglo XVI solo se usaba en grano seco o como forraje. A partir de ese momento, empezó a usarse también el grano limpio.

Los guisantes poseen propiedades beneficiosas para la circulación. También son capaces de reducir el “colesterol malo” y junto a sus propiedades vasodilatadoras son un estupendo aliado para la salud del corazón. Son ricos en vitamina C, minerales y fibras solubles. Esta receta tiene un componente esencial y no son precisamente los guisantes, sino el caldo con el que se hace la crema que será sin duda quien dé el carácter, sabor y singularidad a este plato.

El caldo enriquecido es un poco laborioso, pero es conveniente hacer una buena cantidad y congelar que es lo que suelo hacer yo habitualmente, os aseguro que merece la pena, tanto por el sabor que es inigualable .

¿No tienes tiempo ni ganas de hacer el caldo en casa? compra uno de buena calidad y sigue con la receta.

Acompañados con mejillones de Galicia, constituyen un plato completo, nutritivo y muy saludable.

 Receta

Ingredientes (4 personas)
– 1kg. de guisantes frescos o congelados
– 500 ml de caldo enriquecido (*)
– 50 gr. de queso crema
– Sal y pimienta
Para el acompañamiento
– Yogur griego
– Aceite de oliva virgen extra. (yo utilicé aromatizado de pimentón)
Caldo
– 1 hueso de jamón
– 1 esqueleto de pollo, o un muslo
– 1 hueso de ternera
– 1 puerro
– 1 diente de ajo
– 2 zanahorias
– 1 tomate
– 2 litros de agua
– Sal y pimienta
– 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Elaboración
Caldo
1- Ponemos el aceite a calentar en una olla y sofreímos, el diente de ajo, el puerro y las zanahorias troceados. Agregamos el hueso de jamón, el esqueleto de pollo troceado y el hueso de ternera y a fuego fuerte dejamos que se dore ligeramente, añadimos el tomate y el agua fría.
2- Salpimentar.
3- Bajamos el fuego y dejamos a temperatura media durante una hora aproximadamente. No conviene que hierba a borbotones, cuando llegue al punto de ebullición, bajar el fuego, es el mejor modo de hacer un caldo enriquecido y con las menos impurezas. Si se forma espuma en la superficie, retirarla con un cucharón.
4- Colar. El caldo que nos sobre lo podéis congelar para otras elaboraciones. Yo lo congelo en botellitas pequeñas de agua, y las etiqueto con la fecha.
Crema de guisantes
1- Cocer los guisantes hasta que estén tiernos en medio litro de caldo enriquecido. Debéis comprobar el punto de sal ya que el caldo ya la contiene.
2- Una vez cocidos, agregar el queso crema y triturar.
Mejillones
1- Cocer los mejillones frescos en un vaso de agua. Cuando se abran ya estarán listos, los que no se abran se deberán deshechar.
2- Escurrir, retirar el molusco y tirar las cáscaras, guardando alguna para el emplatado.
Presentación
– Servir (frío o caliente) la crema en un cuenco con una cucharadita de yogur griego, un mejillon con su concha y un chorrito de aceite por encima.crema-guisantes1

(*)- Podéis sustituir el caldo casero por un buen caldo en conserva, Aneto no es la opción más económica, pero si el más rico para mi gusto. – La textura  puede ser menos espesa añadiéndole un poco más de caldo, también puedes triturarlo más, ya sabes, la que más te guste a ti y a tus comensales.

¡Cocinar en casa mejora nuestra salud y nuestro bolsillo!

En este blog encontrarás otras recetas con mejillones:

En este blog encontrarás otras recetas con mejillones:

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *