Me encantan los cupcakes, estéticamente son una monada, son como un pequeño pastel cuyo principal defecto, al menos a mis ojos, son las toneladas de mantequilla que llevan los originales, pero siempre hay opciones para sustituir y tunear como es el caso de estos “Cupcakes de castañas y crema de chocolate”

Un dulce con ingredientes muy otoñales.

Os cuento como los hice…

  • Ingredientes (12 madalenas)
  • – 3 huevos
  • – 180 gr. de azúcar.
  • – 1 yogur natural (125 gr.)
  • – 100 ml de aceite de girasol
  • – 80 gr. de harina de trigo de repostería
  • – 120 gr. de harina de castañas. (yo la compro aquí) también puedes encontrar harina de castañas en herboristerías, tiendas de productos ecológicos y grandes supermercados.
  • – Levadura química para repostería (1 sobre)
  • Para el frosting de 7 cupcakes
  • – 100 gr. de queso crema (tipo Philadelphia)
  • – 100 gr. de crema de castañas (se vende en los supermercados en la sección de mermeladas)
  • – 1 cucharada pequeña de NUTELLA o similar
  • – 7 castañas en almíbar (receta AQUÍ)
  • – Crema de chocolate de orujo (opcional)
  • Elaboración.
  • – Colocar los moldes de los cupcakes en una bandeja de hornear.
  • – Encendemos el horno para que se vaya calentando a 180º.
  • – Mezclamos los huevos con el azúcar hasta que hayan blanqueado.
  • – Agregamos el yogur y el aceite y batimos hasta que se haya integrado bien la mezcla.
  • – Vamos incorporando poco a poco (de a dos cucharadas, no agregando las siguientes hasta que estén bien incorporadas las anteriores)  las harinas y la levadura previamente mezcladas
  • – Rellenamos las 2/3 partes de los moldes. Para ello utilizo el sacabolas de helados con la que voy tomando la masa con cuidado y rellenando.
  • – Horneamos durante aproximadamente 15 minutos o hasta que pinchando con una brocheta comprobemos que están hechas.
  • – Pasamos a una rejilla y dejamos enfríar totalmente.
  • Frosting
  • – Mezclamos la crema de queso, y la de castañas. Añadimos la pequeña cucharadita de NUTELLA, ésto es opcional. Yo se lo puse porque el color resultante de la crema de queso con la crema de castañas no me pareció nada atractivo y con la cucharadita de crema de cacao se ve mucho más apetecible. – Dejamos enfríar en la nevera, incluso sería ideal ponerlo en la manga con una boquilla rizada y un rato antes de utilizarlo, ponerlo en el congelador ya que al no tener mantequilla tampoco alcanza una textura fría como la de los frosting tradicionales.
  • – Ponemos el frosting, encima una castaña y si hay mayores que se lo puedan permitir, chorreamos desde arriba con una pequeña cucharadita de crema de chocolate de orujo

 

 La textura de la madalena por efecto de la harina de castañas es jugosísima, así que no necesita almíbar ni nada que moje la miga.

A disfrutar!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *