Hoy os traigo una  propuesta dulce para San Valentín y como cabía esperar,  lleva chocolate.
Y es que no hay argumento más sólido (que los habrá..) que un untuoso y seductor bocado de chocolate compartido, eso creo, espero que estéis de acuerdo.

Ingredientes (Molde de 20 cm en forma de corazón.)

Para el bizcocho  de cacao y chocolate

– 200 gr. de almendra molida

– 135 gr. (70 gr. + 65 gr.) de azúcar blanquilla

– 5 yemas de huevo

– 5 claras

– 1 huevo grande entero (unos 75 gr.)

– 50 gr. de chocolate negro al 70% (o al porcentaje que tengas en casa)

– 50 gr. de mantequilla

– 50 gr. de harina

– 25 gr. de cacao amargo en polvo

Para la cobertura

-150 g de chocolate negro 70% cacao

-150 nata (crema de leche) 35% MG.

1 cucharadita de miel

Para la decoración

– 180 gr. de chocolate blanco (yo he utilizado Nestlé, funde bien)

– Colorante rojo o rosa fucsia  (yo hice un mix)

– Perlitas blancas o similar.

Elaboración

Bizcocho

– Monta las claras añadiendo poco a poco los 65 gr de azúcar restantes. Reserva.

– Pica el chocolate y deja que se derrita suavemente al baño maría o en el microondas (posición descongelado o potencia 500W removiendo de vez en cuando. Añade una parte de las claras montadas a punto de nieve.

– Incorpora delicadamente la harina y el cacao en polvo tamizados, la almendra molida, por último agrega el resto de las claras montadas.

– Embadurna con mantequilla un molde adecuado y vierte la mezcla.

– Hornea a 180 gr. durante 20-30 minutos aproximadamente dependiendo de que prefieras que quede más compacto o más jugoso.

Cobertura de chocolate negro.

Vierte la nata en un cazo junto con la miel, lleva a punto de ebullición, apaga el fuego, añade el chocolate picado, deja reposar un par de minutos y mezcla hasta formar una crema homogénea.

Coloca el bizcocho sobre una rejilla y vierte la cobertura sobre el mismo hasta que esté totalmente cubierto con chocolate.

Decoración

– Funde el chocolate blanco y una vez derretido, añade unas gotas de colorante rojo hasta obtener el tono deseado. (Yo tenía apenas colorante rojo, así que añadí rosa fucsia)

– Forma un cucurucho de papel (AQUÍ puedes ver como se hace) lo rellenas con la mezcla y sobre un trozo de acetato o sobre un plástico grueso, vas formando corazones y aquellos dibujos que te gusten para la decoración. Déjalo enfriar en la nevera un rato (o en un lugar fresco) hasta que adquieran consistencia y desmolda con cuidado.

– Decora con la misma mezcla la tarta dibujando filigranas, tampoco tiene que quedar demasiado perfecta, la mía quedó muy barroca, pero hay que darle alegría y color y en este caso, mejor pecar por exceso.

– La flecha de cupido también la hice sobre acetato. La dibujé en dos partes, así que después hice una pequeña incisión (con un cuchillo) en cada parte de la tarta y clavé (con mucho cuidado) la flecha.

Espero que os guste. Si hacer la flecha os lía demasiado, no la hacéis y no pasa nada.

¿Os gusta el cine? Os recomiendo tres pelis, es una trilogia que no tuve más remedio que verlas seguidas, no pude esperar, son fantásticas, el amor en su más pura esencia. Alejada del amor romántico, nos muestra el día a día con todo lo que aporta la cotidianidad, en lo bueno y lo malo. Uffff, es que me rechiflaron a decir basta. x

Los títulos:
¡Lo más importante, es quererse!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *