Con la llegada de noviembre comienza la celebración  de una festividad  especial, con multitud de manifestaciones populares en todos los rincones del país. Se trata del día de difuntos, la celebración cristiana consagrada a los fieles que ya no están con nosotros. El día de los difuntos, o de los muertos, sigue en el Santoral católico a la festividad de todos los Santos, y existe constancia escrita de que sus orígenes se remontan hasta mil años atrás, en los inicios del siglo XI d.C. Efectivamente, por aquella época la Orden Cluniacense se encontraba en plena expansión, y uno de los abades más influyentes de la casa principal, Odilon, decidió instaurar una jornada dedicada exclusivamente a orar por la salvación eterna de los difuntos: el día 2 de noviembre. En sus comienzos se dirigía solo a los monjes fallecidos de Cluny, pero luego la Santa Madre Iglesia generalizó el rito, y lo hizo extensible a todos los fieles difuntos de la comunidad cristiana universal.

Muchos estudiosos coinciden en señalar al Samaín como la fiesta celta  origen de la mayoría de las tradiciones asociadas a los muertos, desde la propia festividad cristiana hasta otras manifestaciones hoy generalizadas por los cinco continentes, incluido el famoso Halloween de los disfraces y las calabazas con forma de calavera. (más información en  Inmersión Cultural)

Cuando mis hijos eran pequeños no existía en España la costumbre de celebrar la fiesta de Halloween y en las ciudades el Samaín apenas se celebraba, así que nunca antes había hecho dulces de este tipo. Eso sí, lo habitual eran los collares de castañas, modo en el que se celebraba esta fiesta en los colegios.

Ahora es una invasión y nos unimos por los pequeños, en  mi familia hay sólo 3 niñas pequeñas en casa de mi hermano, son suficientes para tener un motivo  por el que empezar a hacer este tipo de dulce «terrorífico».

Todo lo que sea celebrar me parece bien, no reniego de ninguna fiesta, que la gente se lo pase bien es algo por lo que deberíamos alegrarnos todos, ojalá hubiese más gente contenta.

No tengo costumbre de hacer cupcakes, me gustan muchísimo esteticamente, pero no son mi dulce preferido. Sin embargo a la hora de pensar en un dulce de Halloween me resultó fácil pensar en estos pasteles típicos americanos con su copete irresistible.

Son muy sencillos, las gominolas de Halloween que compré en una tienda de chuches son las que le dan el punto de terror tan necesario para esta celebración.

Por lo demás, podéis creer que no tengo práctica ni siquiera maña con la manga pastelera, pero no se trata de que queden «perfectos», se trata de hacer dulces para que nuestros niños se lo pasen bien y podéis estar segur@s que fliparán.

Cupcakes de Halloween
 
12-cupcakes Molde para madalenas de 12 cavidades, (yo lo compré AQUÍ)
Frabisa:
Cocina: Halloween
Ingredientes
  • 240 g. de harina de repostería
  • 1 cucharadita de café de levadura de repostería
  • 1 cucharadita de café de bicarbonato sódico
  • 220 ml de leche
  • Zumo de un limón
  • 80 g. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g. de azúcar.
  • colorantes variados (yo los compré aquí)
  • Cobertura
  • 100 g. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 220 g. de azúcar glas (AQUÍ)
  • 1 cucharada sopera de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • colorante comestible verde (lo compré AQUÍ)
  • granillos de colores.
  • Gominolas de Halloween
  • Gel rojo (que simule sangre) que puede ser un jarabe de fresas
  • CÁPSULAS de Halloween, (aquí)
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 180º.
  2. Coloca los moldes de papel en la fuente de hornear.
  3. Mezcla la mantequilla con el azúcar hasta que blanqueen.
  4. Añadir los huevos uno a uno, sin añadir el siguiente hasta que el anterior se haya mezclado totalmente.
  5. Agrega el zumo de limón.
  6. Incorporar la harina tamizada con la levadura y el biracarbonato sódico y de modo simultáneo, también la leche. Es conveniente hacerlo en tres tandas, no hace falta que sea exacto, pero dividimos (a ojo) la harina en tres partes, añadimos la primera parte, batimos, la mitad de la leche, batimos, la segunda parte de harina, batimos, el resto de leche, batimos, lo que queda de harina y mezclamos hasta obtener una masa homogénea.
  7. Separa un poco de masa, en 3 o 5 vasitos, puede ser dos cucharadas soperas de masa en cada vasito.
  8. Utiliza un colorante diferente en cada recipiente, apenas la puntita de un palillo, mezcla bien hasta obtener un color uniforme.
  9. Rellena los moldes de papel hasta la mitad o un poquito más, utilizando la masa original y mezclando en el relleno un poquito de masa coloreada, eso los hará más divertidos.
  10. Hornear durante 20 minutos o hasta que pinchando con un palito, salga seco.
  11. Enfriar sobre una rejilla
  12. Buttercream
  13. Bate la mantequilla hasta conseguir una textura cremosa-
  14. Incorpora poco a poco el azúcar glas y continúa batiendo.
  15. Añade la vainilla y la leche, continúa batiendo hasta obtener una textura cremosa, unos 4 o 5 minutos.
  16. Al principio tiene una textura arenosa como si estuviese cortada, no te preocupes, batiendo un poco más conseguirás el punto perfecto.
  17. Si ves que queda demasiado espeso, incorpora una cucharada de leche y si te parece que está muy blandito, añade una cucharada de azúcar.
  18. Separa dos cucharadas soperas para cubrir con una espátula la superficie de las madalenas, cuidando de pintar los bordes que pasaremos a continuación por granillo de colores.
  19. Al resto del buttercream lo colorearemos con una puntita de un palillo mojado en el colorante verde y mezclamos, si te gusta un color más intenso, añade un poquito más, mezcla bien.
  20. Rellena una manga pastelera con una boquilla rizada que tengas.
  21. Si hace mucho calor, conviene que guardes la manga cargada en la nevera durante cinco minutos.
  22. Decora los cupcakes con la manga pastelera.
  23. Coloca gominolas de Halloween en tus cupcakes.
  24. Sorprende a tus invitados decorando tu casa de modo terroríficamente divertido.
Frabiconsejos
Si te apetece puedes hacer un almíbar con 200 ml de agua y 80 gr. de azúcar, lo pones a hervir hasta que veas que el azúcar está bien derretido, lo puedes aromatizar con una cáscara de naranja y limón, dejas enfriar y pincelas los cupcakes antes de ponerle la cobertura, quedarán más jugosos.
Si queréis decorar vuestra casa para una fiesta de Halloween, nada más rápido y económico que las tiendas chinas, hay de todo y baratito.

Cupcakes para Halloween. Fácil Además de buscar el toque terrorífico de los dulces típicos de Halloween, me gusta que sean divertidos, no podemos olvidar que son para niños ¿o también para mayores?

Cupcakes para Halloween. Fácil Mis sobrinas abrieron los ojos como platos cuando los vieron, eso ya compensó el esfuerzo :)

Cupcakes para Halloween. Fácil

Quizás quieras ver la «Tarta monstruo» de Halloween del año pasado.

A disfrutar!

firma recortada

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *