Aquí os traigo otra recetilla de pan, en este caso es un «Pan de cereales horneado a la piedra» que se convierte en un manjar por si solo, es una delicia.

El pan y yo hemos tenido un amor a primera vista desde el primer momento en el que me animé a cocinar mi primer pan. Hornear pan es algo distinto a cualquier otro tipo de elaboración, es casi una liturgia, el aroma de pan recién hecho que invade la casa, el amasado, el sabor de nuestro propio pan que no se puede comparar ni con el mejor de los comprados, es todo, pura magia. Si aún no te has animado, no lo pienses más y manos a la obra, es muuuucho más fácil de lo que puedas imaginar y después…. ya no podrás parar..

Si donde vives las harinas no se llaman como indico en la receta puedes ver cual es la equivalente en tu país de residencia, te lo explico AQUÍ.

  • Ingredientes
  • 250 gr. de harina de trigo (de fuerza)
  • 250 gr. de harina con mezcla de cereales
  • 30 gr. de nueces peladas y partidas menudas
  • 220 ml. de agua
  • 90 gr. de levadura de masa madre (ver receta pinchando AQUÍ)
  • 10 gr. de sal
  • 5 gr. de levadura fresca de panadería
  • Para el acabado
  • 25 gr. de sésamo
  • 25 gr. de copos de avena
  • 25 gr. de trigo

y aquello que tengas y te apetezca ponerle

Elaboración

Mezclas el agua y las harinas (en panificadora función amasado 15 minutos) y lo dejas reposar durante 30 minutos.

A continuación añades la levadura de masa madre, la sal y la levadura fresca y vuelves a amasar durante 15 minutos en la panificadora. A mitad del amasado, le agregas las nueces picadas.

Reposo: Dejas reposar la masa durante 2 horas.

División: Tras el reposo, vuelcas la masa sobre la mesa de trabajo previamente enharinada y la pliegas unas 4 veces como quien cierra un sobre, siembre hacía uno mismo, con firmeza pero sin amasar. Dividimos la masa en dos piezas de más o menos igual tamaño.

Rebozado: En una bandeja de 1 cm. de fondo pones la mezcla de cereales que has preparado para el acabado y vas rebozando la parte superior de cada pieza que habrás humedecido la parte superior con agua y así de esta manera se pegan sin dificultad.

Fermentación final: Pones las masas sobre una tela de lino, tapadas con paño para que no se sequen y las dejas reposar durante una hora.

Precalentamiento del horno: Calientas el horno a 220ºC. Es importante que el horno tenga vapor de agua porque éste hace que el pan brille y le aporta humedad y textura. En ese momento ponermos la piedra para que vaya calentando al tiempo que el horno.

Yo hace unos meses tuve que cambiar mi horno y el nuevo ya trae la función vapor, pero si el tuyo no lo tiene pones varios cubitos de hielo en la bandeja inferior del horno antes de introducir las piezas a hornear.

Horneado: Introduces las piezas en el horno, sobre la piedra que tenemos dentro  y las dejas cocer a temperatura constante (220ºC unos 30 minutos aproximadamente, hasta que veas que el pan tiene un color dorado)

Para asegurarte de que está suficientemente cocido, sacas una sola pieza del horno y la volteas sobre la mesa de trabajo para comprobar que la suela está sólida.

Le das unos ligeros golpecitos con los nudillos y tiene que oírse un sonido hueco.

Enfriado: Deja enfriar el pan sobre una bandeja de rejilla.

Esta receta es del libro de Anna Bellsolá, me gustan mucho el resultado de sus recetas, sólo hay que seguir las instrucciones y el éxito está asegurado.

Frabiconsejos:

Harina: Yo he utilizado una harina con mezcla de cereales que compré en Francia y que alli  hay en cualquier supermercado, pero os he puesto la receta tal cual la redacta Anna Bellsola. Aquí no sé si hay la mezcla de la harina preparada, pero ya pueden ir pensando en ello teniendo en cuenta la cantidad de personas que horneamos nuestro propio pan. Lo mismo sucede con el preparado del acabado, en Francia vienen en un paquetito. ¿A qué no podéis creer que me haya traído harina de Francia?? ;))) yo soy así, son mis souvenirs.

Piedra: Las piedras de hornear merecen una mención aparte. No son estrictamente necesarias pero son recomendables. Conservan y transmiten el calor de forma más eficiente que la mayoría de moldes y se consigue una cocción más uniforme. Si utilizas una piedra para hornear, debes de colocarla en el horno cuando comiences a precalentarlo, así evitas roturas por la diferencia de temperatura . Cuando introduzcas la masa, la piedra debe de estar a la misma temperatura que el horno. La ventaja de las piedras de hornear es que ayudan a que el gas retenido dentro de la masa durante el proceso de fermentación explote durante la cocción.

Son divinas también para hornear pizzas y empanadas.

La mía la compré en la tienda «CASA» y creo recordar que me costó sobre 15 euros. Lo más feo es que ya en la primera cocción se manchó y como no se debe lavar (se rasca con una espátula si algo se le adhiere) queda así, un poco regulín, pero como lo que nos comemos no es la piedra… tampoco pasa nada.

¡Espero que os haya gustado mi delicioso pan de cereales!

AQUI  un video de  técnicas de amasado de RICHARD BERTINET, muy, muy, muy didáctico.

Te invito a visitar otros panes publicados en este blog, que quizás puedan gustarte.

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. llevo minutos mirando la última foto, y de tanto mirarlo creo que ya se a que sabe y a que huele, me gusta Fabrisa, me lo comeria solo, es placer para los sentidos, seguro.
    Un beso y si sigues haciendo panes así, te importaría invitarme un día a comer?

  2. bueno,no se si contartelo….ya te leo desde hace bastante y….te puedes creer que siempre he leido la cocina de fabrisa,y hoy me doy cuenta que es frabisa…ay,señor….espero me perdones

  3. Realmente tienes razón…el olor del pan recién horneado es una delicia. Y el tuyo debe ser un lujo de bueno. Yo, por mi parte, voy haciendo mis pinitos en esto del pan: poco a poco
    Besos

  4. Mira que me gusta hornear pan y este verano no me ha dado tiempo para nada. Quiero ver si consigo que me regalen un horno de leña para el campo de esos que hacen todo solos jajaja. Ya te contaré si lo consigo porque vale un buen pellizco y con la crisis me conformaré con el eléctrico jajaja. Un besazo.

  5. Me ha encantado…vamos que calentito le daba yo unos mordiscos ya…aiss.

    Yo también tengo la piedra guarrila desde el primer día, ¡que rabia!!pero bueno es para lo que es…jeje.
    Muchas gracias por esta receta, ¡copiada!!
    Besotes y felíz martes.

  6. Que pan tan rico… lo prefiero a cualquier dulce! Mi piedra de hornear se rajó el otro día porque le eche agua cuando estaba muy caliente, fue sin querer claro pero se partió instantáneamente! Tomo nota de tu pan, yo no tengo ese libro pero me han dicho que es muy interesante. Besos

  7. Ayyy qué delicioso, Isa. Te ha quedado espectacular. Siempre que veo una receta como la tuya de pan, pienso que me tengo que animar… y es verdad… me tengo que animar!!! jeje
    Por cierto, sabías que la familia de l’Anna Bellsolà son de de aquí, de Girona??.
    Ella, antes de abrir su propia panadería en Barcelona, trabajó mucho tiempo en el negocio familiar, l’Antiga casa Bellsolà.
    Muchos besos, guapa.

  8. Me encanta el pan que has hecho y el libro de Anna; yo le tengo en casa pero es de la biblioteca así que estoy pensando en comprármelo.

    También me gusta el nuevo aspecto de tu blog así que felicitaciones por todo .
    Un beso.

  9. Ahhh!, o sea que con este pan hacemos las tostadas del otro dia eh?. Pues me encantan los panes enriquecidos con cereales o frutos secos asi que me gusta, sí, me gusta mucho la pinta que tiene…

  10. Tienes toda la razón, la piedra de hornear marca la diferencia, eso y la hidratación del horno.
    Este pan debe ser una verdadera delicia, me llevo la receta, me encantará probarlo.
    Besos

  11. Hacer pan en casa es una experiencia muy gratificante. Yo aún voy por la fase de preparar pan «a secas». Mi masa madre me está pidiendo a gritos que la vuelva a utilizar y esta receta me parece muy interesante.
    Un abrazo

  12. Isabel…se ve delicioso! el pan me encanta, bastante más de lo que debiera,muchas veces más que la comida a la que acompaña… jajaja…acabo de comprar la panificadora y estoy empezando…ya te iré contando cómo me va!
    bicos

  13. adhiero a pleno, hacer pan es superlativo. es lo más bonito de la cocina, y lo más básico y primitivo que nos liga al alimento en sí. es por eso que no tengo una máquina para realizar pan, no señor, necesito meter las manos, amasar, ver como leuda la masa, necesito hacerlo todo yo, ese es el chiste. y este pan que preparaste está tremendo, me llevo un buen trozo para comer con un poco de queso, jeje
    ¡buena semana, querida! saludos con la panza a cuesta aún, jeje

  14. Vaya pan, con un pan así no hace falta ni queso, ni embutido ni mermeladas, yo lo comería sólo, a bocaditos. El horneado a la piedra es fantástico.
    Preciosas fotos.
    Besos guapa

  15. Claro, claro, claro…aquí había gato encerrado :), es para mi los horneados con piedra son otro mundo, cero comparación amiga y te felicito, tu pan se ve realmente de cine.
    Yo adoro las mezclas llenas de granos, creo que no consumo casi de otro tipo, porque el alemán cargado de centeno me fascina, aunque me cansa.
    No hemos hablado de las panificadoras!, que estoy a las puertas de traerme una para la casa.
    Sensacional tu receta, desde luego la hago mia, aunque no tenga piedra :(.
    Besos

  16. Qué pinta tiene este pan!!
    Totalmente de acuerdo con lo que dices de hacer pan casero. Una vez lo pruebas ya no hay marcha atrás. Hace mucho que no voy a la panadería a comprar pan; en casa les gusta más el mío ;DD
    Me apunto tu propuesta que seguro que está deliciosa!

  17. No es pro napero algunas veces nos arrepentimos (y mucho)de ser celiacos! Aún así, una pinta exquisita, de diez, y la miga tiene que estar super esponjosa!! Añadido a nuestra lista pendiente!! :)
    Un besín!

  18. Isa el caso es que estaba desayunando por la mañana mis tostadinas y me llegaba un olorcito a pan divino de cereales, asi que no era el mio puesto que éste era de centeno sin mas…….mira tu por dónde ya me he enterado de dónde provenía tan magnífico y estupendo olor : de tu casita !!!!……….. ¿cómo no se me habría ocurrido antes?…. :)))
    Para la próxima avísame , yo pongo el aceitito y tu el pan, hace ? jajaa……

    Besinos re-guapa !!!

    PD : Por cierto, no podrías haber comprado mejores souvenirs ;)

  19. La primera foto es realmente fantástica Isa… es una maravilla y el pan tiene que estar delicioso, como me gustaria probarlo recién salido de tuuuu horno…jajajaj

    Besos

  20. Isabel qué hogacita más apetecible te ha quedado. Para mí también es increible la experiencia de hornear pan, el amasado, las mezclas, los aromas que invaden la casa, es un placer.Enhorabuena y gracias por dar el dato para poder comprar esa magnífica piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *