Según wikipedia, el  romanesco (Brassica oleracea) es un híbrido de brécol (Brassica oleracea var. italica) y coliflor (Brassica oleracea var. botrytis) de la familia de las brasicáceas. El brécol romanesco fue documentado inicialmente en Italia (como Broccolo romanesco) en el siglo XVI.

Como todas las especies de esta familia, es rico en vitamina C, fibra soluble y carotenoides.

Fue hace unos años en el “Mercado Central de Valencia” cuando vi por primera vez el romanesco y me quedé muy sorprendida. Su forma y color es distinta y muy bonita a mis ojos.

Ultimamente ya es fácil encontrarlo en Coruña, sin embargo hasta el viernes pasado no me había decidido a comprarlo y hacerlo.

Lo hice como la coliflor, su textura es muy parecida, así que poco tuve que pensar. La idea (no sé si brillante pero si provechosa) que se me ocurrió fue  ponerle anchoas a la bechamel y no salar la verdura y la verdad es que podéis creer que fue un inventazo (que seguro que ya se le ocurrió a millones de personas antes, pero yo nunca la había visto).

La bechamel con anchoas queda muy sabrosa y da carácter a la verdura, no la perdáis de vista porque imagino que quedará muy buena con cualquier otra verdura, también con unos macarrones que gratinéis al horno, creo que da mucho juego si se emplea bien. Lo único que debéis tener en cuenta es en no salar los alimentos porque ya sabéis que las anchoas resultan muy saladas y en cualquier caso, siempre es más fácil salar al final.

Romanesco con bechamel de anchoas
 
4 personas
Frabisa:
Cocina: Mediterránea
Ingredientes
  • 1 piña de Romanesco
  • Bechamel de anchoas
  • - 400 ml litro de leche
  • - 25 g de mantequilla
  • - ½ cucharada sopera de aceite
  • - 25 g de harina
  • - 7 anchoas
  • - Pizca de nuez moscada.
  • (no lleva sal)
  • Para la terminación
  • 60 g (apróx.) de queso parmesano o similar
Instrucciones
  1. Corta el romanesco en pequeñas piñas y cuécelas en abundante agua durante 10 o 12 minutos (o al vapor) Cuando esté tierno, escurre el agua, ponlo debajo del grifo de agua fría para que enfríe rápido y así cortar la cocción, vuelve a escurrir y distribuye en una fuente de hornear.
  2. Bechamel de anchoas
  3. Puedes hacerla en la Thermomix siguiendo las instrucciones que te expliqué AQUÍ.
  4. Derrite muy despacio la mantequilla en un cazo, sin dejarla burbujear ni tostarse, añade el aceite.
  5. Retira el cazo del fuego y añade la harina. Vuelve a poner el cazo al fuego y revuelve la mezcla durante 2 minutos hasta que quede suave y ligeramente tostada.
  6. Aparta del fuego el cazo que contiene la harina, añade la leche caliente o fría, (da igual), mezcla vigorosamente para evitar grumos y continúa revolviendo.
  7. Cuando la mezcla esté tersa y bien incorporada, vuelve a poner el cazo al fuego y haz que hierva la salsa moviendo continuamente. Agrega nuez moscada.
  8. Baja el fuego, y deja cocer durante 5-7 minutos más (revolviendo de cuando en vez) para que la harina termine de cocerse. Apaga el fuego.
  9. Con el cazo fuera del fuego, añade las anchoas y tritura.
  10. Cubre el romanesco con la salsa bechamel de anchoas y pon unas lascas de parmesano o cualquier queso que funda y te guste.
  11. Gratina en el horno a 200º durante unos minutos, más o menos hasta que lo veas tostado.
  12. Sirve.

Puedes poner este plato de entrante o de guarnición, acompañando una carne o un pescado, queda muy cremoso y riquísimo, a nosotros nos encantó.

A disfrutar!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. Vicente Goyanes Villaescusa

    Hola Fabrisa. Tu receta de bechamel de anchoas con romanescu me parece genial.
    Desearía cocinarlo y probar que tal me sale, pero he intentado hoy conseguir dos o tres romanescus y no los encontré ni en “frutas y verduras” ni en el Corte Inglés. ¿Sabes donde comprarlo en Coruña?
    Muchas gracias
    Un abrazo
    Vicente

    • Hola, Vicente!! Esa bechamel está increíble, espero que la pruebes. Yo compré el romanescu en la Plaza de las Conchiñas en la calle Barcelona pero de esto ya hace unas semanas, no sé si lo habrá ahora, creo que es de temporada. Puedes hacer la misma receta con coliflor. Saludos y gracias por tu visita

  2. Yo pienso lo mismo. El tiempo pasa volando y despuės lo echarė de menos. Seguro que cuando empiece a caminar se volverá más independiente, y podrė hacer muchas más de tus recetas ;) Un besote

  3. Interesante.
    Yo siempre lo veo en el súper aquí en Madrid pero nunca lo compré porque no tenía idea de su aplicación. No lo había visto en Sud América ni en USA.
    La piña es vistosísima, parece para decoración!
    Voy a probar.
    El agregado de anchoas a la bechamel le va muy bien.

    • Ricardo, es cierto que la piña es preciosa, su sabor recuerda mucho a la coliflor, pero está bien probarla, yo en Montevideo tampoco la ví jamás. Un beso

  4. Sigo siendo tu incondicional. No crea que te he dejado ;) Solo que mi bebė ha decidido que el mundo es más interesante desde los brazos de mamá. Te leo siempre, pero escribirte se ha convertido en una tarea dificil :) El romanesco lo conozco perfectamente porque he vivido un año Roma y lo he comido hasta la saciedad, pero no como en tu receta. Seguro que está buenisimo. Lo probarė cuando vuelva porque aqui no lo he visto. Besos

    • Ayyy, Isa, que gracia, pues ya sabes, lo primero es lo primero, el momento de tener a tu bebé en brazos es ahora. Yo cuando tuve a los míos era muy joven (21 y 26 años) y las abuelas me agobiaban con que no los tuviese en brazos porque si se acostumbraban, bla bla bla, un día se lo comenté al pediatra, yo era feliz con ellos en brazos y cuando los ponía en la cuna, no lloraban, entonces el pediatra me dijo, debes tener a tu bebé en brazos todo lo que puedas, porque el tiempo que puedas tenerlos es limitado ¿o piensas que vas a tenerlo en brazos cuando tenga 20 años? pues lo mismo te digo, disfruta!! Un besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *