Una “Tarta de crema y frutas frescas” siempre es una opción deliciosa para poner de postre en una comida o cena. No empalaga, resulta fresca y rica al paladar y un regalo a la vista si decoras con frutas variadas de diferentes colores haciendo de la tarta un espectáculo armonioso, colorista y vistoso.

En mi casa este tipo de tarta siempre triunfan porque el dulce gusta siempre que no resulte empalagoso. En  primavera y verano, apetece más helados o dulces de este tipo, que lleven cremas y frutas.

Tarta de crema y frutas frescas

Frabisa
molde desmontable de 28 cm.
¡Sé el primero en valorar!
Cocina dulce

Ingredientes
  

  • Masa
  • – 180 gr. de mantequilla y un poco más para untar el molde.
  • – 1 pizca de sal fina
  • – 140 gr. de azúcar mejor molida o azúcar glas
  • – 50 gr. de almendras molidas.
  • – 1 huevo grande
  • – 360 gr. 90gr. + 270 gr. de harina.
  • Relleno
  • Crema
  • 500 ml de leche
  • 100 g de azúcar
  • La piel de un limón
  • Vainilla en vaina en pasta o extracto
  • 5 yemas de huevo.
  • 50 g de maicena
  • 30 g de mantequilla
  • Para cubrir
  • Fresas. frambuesas ciruelas, melocotones, uvas, arándanos, moras, kiwi, grosellas y las que te gusten
  • Brillo para pincelar las frutas. AQUÍ
  • Azúcar glas
  • Hierbabuena para decorar

Elaboración paso a paso
 

  • Masa
  • Mezclar la mantequilla a punto de pomada con el azúcar, la sal, las almendras molidas, el huevo y 90 gr. de harina. (este paso se puede hacer en un robot de cocina)
  • Cuando la preparación esté homogénea, volcarla en un cuenco, le añadimos el resto de harina (270 gr.) y mezclamos con la mano en movimientos rápidos (a fin de que la mantequilla no se ablande en exceso) y hasta conseguir una masa uniforme.
  • Reservar en la nevera durante una hora envuelta en film transparente.
  • Recuperamos la masa de la nevera, (quizás debamos dejarla unos minutos a temperatura ambiente para que se vuelva manejable)
  • Estiramos sobre un papel vegetal , apenas espolvoreado con una pizca de harina, dándole un grosor aproximado de unos 3 mm. (si necesitamos espolvorear por encima, recordad que apenas debe de ser un nada de harina)
  • En un movimiento rápido damos vuelta con el papel a la masa sobre el molde (previamente enmantequillado).
  • Cuidadosamente sin manipular mucho la masa, vamos asentando las paredes laterales y finalmente pasamos por los bordes superiores el mismo rodillo para que actúe como cuchillo y elimine el resto de la masa o sencillamente lo cortamos con un cuchillo.
  • Encendemos el horno a 180º en función ventilador y calor abajo y colocamos la rejilla en la segunda guía del horno comenzando a contar desde abajo.
  • Regrigeramos el molde con la masa ya colocada durante 30 minutos, de este modo mantendrá su forma cuando la horneemos.
  • Cubrimos la base con un papel vegetal y rellenamos con legumbres o piedritas de repostería para evitar que durante el horneado la masa se infle.
  • Horneamos durante 15 minutos, retiramos la bandeja del horno y procedemos a retirar el papel con las legumbres, volvemos a introducir el molde en el horno y hornearemos 8-10 minutos más para asegurarnos que el fondo quede bien doradito y por tanto, bien crujiente.
  • Retiramos del horno y dejamos enfriar.
  • Mientras hacemos la crema pastelera.
  • Pon a hervir en un cazo la leche con la cáscara de limón y la vainilla, cuando alcance el punto de ebullición, apaga el fuego. Si tienes tiempo, tapa el cazo y déjalo unos minutos a infusionar, yo la mayoría de las veces me salto este paso.
  • Cuela la leche y viértelo otra vez en el cazo, agrega el azúcar.
  • Incorpora las yemas y la maicena, mezcla bien con varillas y continúa removiendo hasta que espese.
  • Agrega la mantequilla y mezcla bien.
  • Vuelca la crema en un bol, cubre con film transparente de tal modo que toque el film con la crema, así evitarás que se forme costra.
  • Deja enfriar y utiliza.
  • En Thermomix, AQUÍ.
  • Montaje
  • Desmolda la masa quebrada sobre la fuente de servir, está muy crujiente y frágil, así que ten cuidado o puede romperse.
  • Espolvorea azúcar glas sobre los bordes.
  • Si la crema está muy espesa y difícil de manipular, mete el brazo de la batidora dentro del bol y tritura, se volverá más manejable.
  • Rellena con la crema hasta casi los bordes.
  • Cubre con la fruta escogida, cuidando la armonía de los colores, antes de colocar cada trozo de fruta, pincélalo con brillo, aunque no es imprescindible, queda mucho más bonito.
  • Decora con una ramita de hierbabuena.
  • Sirve

Frabiconsejos

Si te sobra masa , puedes congelarla o utilizarla en moldes de tartaletas.
Puedes congelar esta masa durante 3 meses y descongelarla en la nevera o a temperatura ambiente. Admite el congelado perfectamente.
Conviene mantener la tarta en la nevera y sacarla unos minutos antes de servir para que pierda un poco el frío intenso.
Puedes tener hecha y horneada la masa del día anterior y rellenar el mismo día para evitar que se humedezca.

 

A disfrutar.

Otras recetas de TARTAS DULCES, las puedes ver AQUÍ.

 

 

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas votos)
Cargando...
Publicidad
Publicidad
  1. Gloria de las Mercedes

    hola mi nombre es Gloria me gustaría que me dijeras , cuanto tiempo puedo guardar los mejillones en escabeche si los envaso al vacío muchas gracias

    • Hola, Gloria. Me has dejado una pregunta de mejillones en la Tarta de crema, por tanto no sé si te refieres a una receta de mejillones en escabeche cualquiera o a la que hay publicada en este blog, si te refieres al envasado en frasco al vacío o al envasado al vacío en bolsas herméticas con envasadora al vacío. Por favor, cuéntame algo más y formula tu pregunta en la receta a la que aludes. un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Valora esta receta!