Ingredientes

150 ml. de aceite de oliva

60 gr. de albahaca fresca y limpia

40 gr. de queso parmesano

30 gr. de queso de oveja

35 gr. de piñones tostados

1 diente de ajo (importante sacarle la simiente para evitar que repita)

Sal a gusto (no olvidéis que el parmesano es salado, mejor quedarse corta y poder rectificar)

Elaboración

– Ponemos todo junto en la batidora y chizzzzzzzzzz, hasta que se haya formado una cremita.

Yo lo hice con la thermomix, y lo mismo, los que la tenéis, ya sabéis. Unos segundos a veloc. 8, se baja con la espátula lo que queda en las paredes del vaso y otras vez, 10 seg. a veloc. 8 y 9. Listo.

A mí es una salsa que me enamora, es fuerte pero es tan sabrosa, rica a morir.

¿Sabéis que hago yo? la pongo en un biberón que tenga el pitorro gruesito (yo le corte un poco la punta a uno que tenía vacío) para que pueda salir bien la mezcla y le pongo el taponcito y a la nevera, ahí lo tengo. Si hago huevo cocido, lo parto a la mitad y una gotita de pesto ohhhhhhhhhhhhhhhh, delicioso.

Incluso sabéis con qué? con una merluza cocida al vapor, así de esas sanas que de sanas enferman porque parecen de hospital, pues un chorrito de pesto por encima y aleluya, revive y se convierte en algo sabroso y delicioso.

También lo he utilizado como relleno de pavo enrollado, o pollo, en elaboraciones de pan…

Ya sabéis, recursos en la cocina.

Después existe la posibilidad de utilizarla para lo que se ha utilizado siempre, para combinar con un buen plato de pasta y es una exquisitez.

De todas formas, salgámonos de los parámetros establecidos y utilicemos la salsa pesto para otros alimentos, os sorprenderán los resultados.

Además, no siempre hay posibilidad de conseguir albahaca fresca, así que cuando la hay, halaaaaaaa, a hacer cosas que nos permita conservarla.

Espero que os haya servido la receta!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. Ayer vine a ver tu pesto, pero no me dejó comentarte que es una salsa 10 y que tiene el peligro de que me hincho a pan y a pasta cuando la tengo. Nunca la he probado con pescado, pero si tu lo dices seguro que es deliciosa.
    Besos guapa

  2. Qué bien que te vaya bien la planta… Yo no estoy muy de suerte: me han “fallecido” el orégano,y el perejil este mes de agosto :(
    Me tomo nota de los usos “alternativos” del pesto.
    ¡¡Besotes!!!

  3. Mi albahaca al principio tambien estaba agonizando, la podé en plan venganza y se puso como loca, aún sigue estupenda… cuando tengas mucha y hagas pesto lo puedes congelar en cubiteras, luego lo añades a un guiso y le da un sabor… lástima que sea tan poco ligth! Besos

  4. Ricooo, el pesto me encanta aunque despues tenga un poquito de ardor de estomago no puedo dejar de mojar pan y lo que sea.es un vicio!!
    Por cierto me dijo mi marido que el restaurante ese de Oviedo cerró y que ahora el cocinero abrio otro en el centro asi que pienso ir y ya te cuento. Y el dia que vengas a Asturias dimelo y tomamos un cafecito.
    bss Esther

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *