El “Risotto de setas y queso Idiazabal”, es una propuesta sencilla y que puede ajustar el presupuesto en fechas señaladas o en esos días  en los que nos reunimos con amigos y que no sabemos que poner para quedar bien y que no se dispare la lista de la compra. Os aseguro que es un plato riquísimo aunque se vea tan sencillo, yo tengo unos amigos que siempre me piden este arroz de tanto que les gusta.

Risotto de PORTOBELLO, jamón y queso IDIAZABAL
 
2 personas
Frabisa:
Cocina: italiana
Ingredientes
  • - 250 gr. de arroz
  • - 2 zanahorias medianas
  • - 1 cebolla mediana
  • - 2 chalotas (o dos dientes de ajo)
  • - 1 litro de caldo de verdura
  • - ½ vaso de vino blanco
  • - 100 gr. de jamón serrano
  • - 30 gr. de mantequilla
  • - Aceite de oliva
  • - 2 cucharadas de salsa de tomate natural.
  • - 150 gr de queso IDIAZABAL (puedes utilizar cualquier otro que puedas rallar sobre el arroz y que funda bien, un Cheddar también es muy rico y mucho más barato)
  • - 200 gr. de champiñones PORTOBELLO u otros similares.
  • Para emplatar
  • - Brotes de rabanito (os explico más abajo el motivo de que sean brotes de rabanito)
Instrucciones
  1. - Se hace el caldo de modo artesanal si se tiene tiempo, yo hice un litro de caldo de verduras utilizando una pastilla para ello. No se sala ya que la pastilla contiene sal. Se mantiene a fuego bajito para tenerlo caliente en el momento de utilizarlo con el arroz.
  2. - Ponemos 3 o 4 cucharadas de aceite a calentar en una olla baja y rehogamos la cebolla, las chalotas cortadas finamente, le ponemos una pizca de sal para ayudar a que suelte el agua.
  3. - Incorporamos la zanahoria cortada en daditos pequeños y dejamos que se cueza todo junto durante 5 minutos revolviendo de cuando en vez.
  4. - Cortamos los champiñones en trozos grandecitos (es lindo que se vean y se noten cuando el arroz esté terminado) y los incorporamos, dejamos entre 3 y 4 minutos.
  5. - Añadimos el vino blanco y dejamos evaporar durante unos segundos.
  6. - Agregamos las 2 cucharadas de salsa de tomate natural (es opcional, pero a mi me gusta el sabor y el toque de color que le da). Ponemos una pizquita de sal, ojito, apenas porque el caldo tiene sal y al finalizar la cocción le agregaremos jamón serrano que también tiene sal
  7. - Añadimos el arroz, revolvemos, dejamos que durante unos segundos se impregne bien de la salsita y comenzamos poco a poco a agregar el caldo, aunque no todo junto. Lo iremos agregando (hasta terminarlo) durante el transcurso de los 18 o 19 minutos que dura la cocción. Comprobamos que está bien de sal, si vemos que está muy seco y se nos ha terminado el caldo, agregamos agua.
  8. - Apagamos el fuego, agregamos la mantequilla y 100 gr de queso rallado (el que utilicemos, yo le puse IDIAZABAL) y revolvemos bien.
  9. - Cortamos el jamón con una tijera de cocina en trozos no muy grandes e incorporamos (dejamos algún trozo para emplatar). El jamón siempre se lo pongo cuando ya ha finalizado la cocción para que conserve todo su sabor.
  10. - Dejamos cinco minutos de reposo con la olla cubierta.
  11. Montaje del plato
  12. - Hacemos una pequeña peineta de jamón con una loncha. Mis lonchas eran tan finitas que tampoco es que me quedaran de cuadro de honor, pero en fin. Para ello las ponemos de modo individual entre los hojas de papel de cocina, con un plato encima para que aplaste y las ponemos en el microondas unos segundos (ojo, si nos pasamos, quedarán carbón, se hacen enseguida).
  13. - Ponemos arroz en el centro del plato, le ponemos algunos trozos de jamón que hemos dejado para emplatar, algunas lascas de queso cortadas en ese momento y la peineta de jamón.
  14. - Alrededor ponemos unos brotes de rabanito.
Frabiconsejos
Os preguntaréis ¿porqué tienen que ser de rabanito? por nada especial, sólo que quería darle un toque especial al plato porque tenía invitados y entre todos los brotes que había a vender, eran los más baratos (1.45€) pero obviamente fue un capricho, si queréis darle un toque verde al plato con una ramita de perejil estará perfecto.
La cantidad de caldo o agua que necesites dependerá de la calidad del arroz que utilices y del recipiente en el que lo cocines. Si ves  que el arroz está quedando  seco y aún le queda minutos para terminar su cocción , puedes añadirle un poco de caldo o agua hirviendo extra.

Es un plato sencillísimo, de bajo coste  y con el que los muy arroceros se pondrán las botas.

Aunque en el momento de finalizar la cocción el arroz esté un pelin al dente, con el reposo de los prescritos cinco minutos ya alcanzará el punto justo.

A disfrutar!

firma recortada

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *