Esta Masa quebrada de almendras es una de las elaboraciones básicas en repostería. Se utiliza como base de pasteles, tartas y tartaletas y ha sido la pastelería francesa la que la ha elevado a la categoría de imprescindibles . En el caso de la receta de hoy, esta masa quebrada lleva almendras entre sus ingredientes y eso le añade un plus de sabor y textura que la ha convertido en mi mejor masa quebrada.

¿Es difícil la receta de la masa quebrada de almendras?

Cualquier relleno dulce  con esta masa nos regalará un bocado que se funde en boca con facilidad. Su elaboración es fácil y no ofrece ninguna dificultad. Quizás sea el momento de estirarla en el que haya que tener más cuidado porque  su consistencia es frágil.

También tienes publicada la MASA QUEBRADA DE CACAO y si buscas una masa quebrada con la que cubrir rellenos, te recomiento la MASA QUEBRADA PARA CUBRIR RELLENOS.

Si donde vives las harinas no se llaman como indico en la receta puedes ver cual es la equivalente en tu país de residencia, te lo explico AQUÍ.

Empezamos… (Esta masa da para un molde desmontable de 28 cm., incluso puede sobrar algo de masa que puedes congelar o aprovechar para hacer algunas tartaletas.)

  • Ingredientes
  • – 180 g. de mantequilla  fría y un poco más para untar el molde.
  • – 1 pizca de sal fina
  • – 140 g. de azúcar (mejor molida)
  • – 50 g. de almendras molidas.
  • – 1 huevo grande
  • – 360 g. (90g. + 270 g.) de harina.
  • Elaboración
  • 1- Mezclar la mantequilla con el azúcar, la sal, las almendras molidas, el huevo y 90 g. de harina. (este paso se puede hacer en un robot de cocina)
  • 2- Cuando la preparación esté homogénea, volcarla en un cuenco, añadir el resto de harina (270 g.) y mezclar a  mano con movimientos rápidos (a fin de que la mantequilla no se ablande en exceso) y hasta conseguir una masa homogénea.
  • 3- Reservar en la nevera durante una hora envuelta en film transparente.
  • Estirar la masa
  • 4- Estirar sobre un papel vegetal apenas espolvoreado con una pizca de harina, dándole un grosor aproximado de unos 3 mm. (si necesitamos espolvorear por encima, recordad que apenas debe de ser un nada de harina)
  • Si tenemos un molde un poco alto para que  los laterales queden bien formados, debemos de hacer lo siguiente:
  • Estiramos bien la masa sobre un papel vegetal y la volcamos cuidadosamente sobre el molde enmantequillado en un movimiento rápido y vamos  utilizándo el papel para ir asentando la masa sobre el molde. Cuidadosamente sin manipular mucho la masa, vamos colocando las paredes laterales y finalmente pasamos por los bordes superiores el mismo rodillo para que actúe como cuchillo y elimine el resto de la masa o sencillamente lo cortamos con un cuchillo.
  • Una vez que la masa esté en el molde, refrigeramos durante 30 minutos antes de hornear para que  mantenga su forma intacta.
    • Formas de cocción
    • – Pincharemos con un tenedor todo el fondo, a continuación  cubrimos con un papel vegetal y sobre éste, legumbres (yo utilizo garbanzos que ya me quedan de una vez para otra y los tengo guardados para este uso).
    • – Hornear la masa  a 185º durante diez minutos. Retiramos  los garbanzos y el papel y   si lo que vamos a hacer es una receta cuyo relleno también tiene que cocerse, se lo agregamos y continuamos la receta. Si la receta es para rellenar en frío, una vez que hemos retirado los garbanzos, volvemos a pinchar el fondo (para evitar ninguna posibilidad de que suba en la segunda cocción) e introducimos nuevamente en el horno otros 10 minutos o hasta que el fondo de la masa obtenga ese color doradito que queremos.
      • Frabiconsejos:
      • – Cuando saquéis la masa de la nevera lo ideal es dejarla reposar cinco minutos para que pierda un poco el frío y se estire mejor.
      • – No os paséis con la harina a la hora de estirar la masa o os quedará una masa dura ya que en ese momento la mantequilla ya no absorbe la harina. Por costumbre y eficacia siempre conviene estirar la masa sobre un papel vegetal, evita que se pegue a la encimera y me resulta mucho más fácil de trabajar.
      • – No os olvidéis de embadurnar bien con mantequilla el molde en el que vais a cocer la masa.
      • –  Se mantiene en la nevera envuelta en papel film durante una semana.
      • – Congela perfectamente durante un período no superior a 3 meses. Cuando vayamos a usarla la debemos de pasar el día o la noche anterior para el frigorífico a fin de que se vaya descongelando poco a poco.

Una de las recetas en las que he utilizado esta MASA QUEBRADA DE ALMENDRAS, es en esta riquísimaTARTA DE FRUTAS.

A disfrutar

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas votos)
Cargando...
Publicidad
Publicidad
  1. Hola acabo de encontrarte , me parece estupenda la masa, pero necesito uña cero gluten tendrás alguna receta ? O que modificaciones podría hacerle a esta?

  2. Ola Isabel,
    he probado la masa quebrada de almendra y me salió estupenda; todo un éxito, muchas gracias.

    A modo de info, creo que el último punto de los ingredientes de la receta de la masa quebrada de almendra + chocolate no da la cuenta:
    360 gr. (40gr. + 270 gr.) de harina

    Moitísimas grazas
    Tonecho

    • Gracias por contármelo, Tonecho!!! Me rechifla esta masa, tiene el punto ideal para tartas dulces, es lo más parecido a las mejores tartaletas que he comido muchas veces en Francia, ¡sublime!
      Me encanta que te haya gustado!!
      He modificado la suma, tienes razón, estaba mal (ayyyyy, las prisas)

      biquiños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *