Hace ya un par de meses que hice este pan por primera vez, desde entonces he repetido varias veces la receta porque me encanta la jugosidad que le otorga la miel y la  harina integral a la masa.

Tengo que decir (y seguro que me creéis) que este fue el pan de todos los que hice que más feo me quedó ya que en todas las ocasiones la superficie ha quedado lisita y en éste, no ha sido así, rompió durante la cocción.

De todas formas las fotos estaban hechas y tampoco me apetecía repetirlas, así que así quedan.

Si donde vives las harinas no se llaman como indico en la receta puedes ver cual es la equivalente en tu país de residencia, te lo explico AQUÍ.

Así lo hago..

  • Ingredientes (molde de 32 cm)
  • – 300 gr. de harina de fuerza
  • – 220 gr. de harina integral.
  • – 40 gr. de miel (ayudará a paliar el ligero amargor de la harina integral)
  • – 350 ml. de leche templada.
  • – 15 gr. de levadura de panadería
  • – 10 gr. de sal.
  • – 30 gr. de mantequilla derretida (fría)
  • Elaboración manual
  • – (*)Ponemos en una taza la leche, la miel y la mantequilla y la calentamos ligeramente en el microondas y a continuación añadimos la levadura revolviendo hasta que se diluya.
  • – En un cuenco grande ponemos las harinas con la sal y por encima agregamos la mezcla líquida.
  • Ponemos todos los ingredientes en un cuenco amplio y amasamos a mano, sin miedo y con ganas, enseguida formaremos una bola homogénea. No tengáis temor a emplearos con energía en el amasado, amasar relaja mucho cuando  se hace por placer. En cuanto tengamos la masa bien homogenea, la dejamos en reposo durante media hora.
  • – Aceitamos el molde,  formamos la masa,  la colocamos primorosamente en el molde. y lo cubrimos con papel film (aceitado para que no se pegue a la masa), lo ponemos que quede flojo para permitir el levado cuando éste se produzca.
  • – Guardamos al abrigo de corrientes, yo lo guardo en el interior del microondas, y esperamos hasta que más o menos doble el volumen (una hora aproximadamente).
  • – Precalentamos el horno(con función vapor a 240º )
  • – Recuperamos nuestro pan, le retiramos el papel film y pintamos la superficie con leche.
  • – Horneamos durante 10 minutos, pasados los cuales bajamos hasta alcanzar la temperatura de  210º y  horneamos durante 45 minutos o el tiempo necesario para conseguir que tenga un color dorado y para que al golpear la parte de abajo con los nudillos el sonido sea hueco. (Hay que estar atento y si vemos que se dora mucho, lo tapamos con papel de aluminio para que no se nos queme)
  • – Retiramos del horno y volcamos cuidadosamente sobre una rejilla, dejamos enfriar totalmente antes de degustar.
  • Thermomix
  • (*) En la Thermomix, ponemos todos esos ingredientes (igualmente templados) batimos ligeramente y añadimos la harina con la sal, batimos a veloc. 4 unos segundos y programamos 3 minutos a veloc. espiga. Seguir los siguientes pasos como la elaboración manual.

Quienes hacéis pan ya sabéis la adicción que nos produce el repetir y repetir el horneado de nuestro pan casero, es toda una experiencia y además, buenísima.pan1

Es un pan fantástico también para congelar cortado en rebanadas e ir sacando las que necesitemos. Para descongelarlas serán suficientes unos minutos o ponerlas directamente en la tostadora.

pan2 Esto es salud, cualquier elaboración que hagáis en casa será mejor, más sano y más rico que lo que compréis fuera. Si andáis con poco tiempo para hacer panes, dedicad una parte de ese día libre que todos tenemos, este pan es rápido de hacer, no tiene grandes tiempos de levados, se amasa y lo demás casi se hace solo.

Os animo a hacer pan en casa!

Te invito a visitar otros panes publicados en este blog, que quizás puedan gustarte.

Esta receta la vi en el libro de “Las cien recetas del pan” y la adapté a mis gustos.

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *