Las “Rosquillas de leche condensada y anís” son un dulce tradicional, sencillo y humilde que nos encanta a la mayoría por lo ricas que están y por los recuerdos que nos traen. ¿Quién no ha hecho rosquillas siendo pequeñ@?  Momentos felices de mi niñez y también de la de mis niños que siempre hicieron rosquillas conmigo y alguna que otra cosa que poco se parecía a una rosquilla pero que para ellos tenía un valor incalculable.

Es una masa extremadamente sencilla de ligar y de amasar, la verdad  es que se podría hacer a mano y no llevaría demasiado tiempo, es manejable y las rosquillas se hacen muy rápido.

Al lado de la sartén tendremos dos platos, uno con papel absorbente y otro con azúcar y las iremos pasando de uno al otro.

¡¡Novedad!! Para quienes el tema de los fritos les produce sarpullidos o que por razones de salud no se los pueden permitir, también os traigo la opción de hacer las rosquillas al horno.

Rosquillas de leche condensada y anís
 
Frabisa:
Cocina: Repostería tradicional
Ingredientes
  • 3 huevos M
  • 200 g de leche condensada
  • 100 ml de anís o 100 ml de leche entera y unas gotas de esencia de anís.
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 500 g de harina común tamizada con 5 g de sal
  • 1 sobre de levadura de repostería (12 g) (polvo de hornear)
  • Azúcar común para rebozar
  • Para el almíbar (a utilizar sólo en las rosquillas horneadas)
  • 100 g de agua
  • 100 g de anís
  • 70 g de azúcar
  • Para la fritura
  • Aceite suficiente de oliva o de girasol
Instrucciones
  1. Vierte la leche condensada en el vaso de tu robot de cocina.
  2. Añade los huevos, el aceite y mezcla hasta obtener una crema homogénea.
  3. Incorpora el anis, continúa mezclando.
  4. Si lo haces con amasadora, pon el gancho de amasar y agrega poco a poco (en dos veces) la harina tamizada con la levadura, amasa hasta que tener una masa bien integrada.
  5. Vuelca la masa en la superficie de trabajo y forma una bola.
  6. Deja reposar cubierta de un paño durante media hora.
  7. Corta la masa en pequeños trozos y forma cordones y únelos formando las rosquillas.
  8. Fríe en abundante aceite, no más de 2 o 3 rosquillas por vez para evitar que el aceite pierda temperatura. Es mejor utilizar un cazo con 3 o 4 dedos de aceite para que las rosquillas naden en el aceite, deberás estar atent@ y darlas vuelta pronto para evitar que se quemen y queden crudas por dentro. Las primeras te servirán para saber si la temperatura del aceite es el correcto. La temperatura aconsejada para el aceite es de 170º, puedes medirla con un termómetro de cocina.
  9. Retira del fuego, pasa a un papel absorbente y reboza en azúcar en grano.
  10. Al horno
  11. En primer lugar pon todos los ingredientes del almíbar al fuego y deja hervir entre 7 y 8 minutos o hasta que espese ligeramente. Deja enfriar y reserva.
  12. Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo.
  13. Engrasa una fuente de hornear.
  14. Forma las rosquillas y colócalas en la fuente de hornear.
  15. Hornea entre 10 y 12 minutos. Este horneado no dora las rosquillas así que para tengan un poquito de color, encendemos el grill del horno y las dejamos unos minutos hasta que las veamos ligeramente doradas.
  16. Retiramos las rosquillas para una rejilla para enfríen.
  17. Como no tienen aceite, el azúcar no se pega, así que las pintamos con el almíbar que tenemos preparado y a continuación las pasamos por azúcar.
  18. Thermomix
  19. Vierte en el vaso la leche condensada, los huevos, el aceite, el anís y programa 2 minutos a veloc. 3½.
  20. Añade la mitad de la harina y programa 2 minutos a velocidad 4-5
  21. Incorpora el resto de la harina, programa unos segundos a veloc. 5 para que la harina se integre con lo demás y programa 2 minutos a veloc. espiga.
  22. Vuelca la masa en la superficie de trabajo y forma una bola.
  23. Deja reposar cubierta de un paño durante media hora.
  24. Corta la masa en pequeños trozos y forma cordones y únelos formando las rosquillas.
  25. Fríe en abundante aceite, no más de 2 o 3 rosquillas por vez para evitar que el aceite pierda temperatura. Es mejor utilizar un cazo con 3 o 4 dedos de aceite para que las rosquillas naden en el aceite, deberás estar atent@ y darlas vuelta pronto para evitar que se quemen. y queden crudas por dentro. Las primeras te servirán para saber si la temperatura del aceite es el correcto. La temperatura aconsejada para el aceite es de 170º, puedes medirla con un termómetro de cocina.
  26. Retira del fuego, pasa a un papel absorbente y reboza en azúcar en grano.
  27. Al horno
  28. En primer lugar pon todos los ingredientes del almíbar al fuego y deja hervir entre 7 y 8 minutos o hasta que espese ligeramente. Deja enfriar y reserva.
  29. Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo.
  30. Engrasa una fuente de hornear.
  31. Forma las rosquillas y colócalas en la fuente de hornear.
  32. Hornea entre 10 y 12 minutos. Este horneado no dora las rosquillas así que para tengan un poquito de color, encendemos el grill del horno y las dejamos unos minutos hasta que las veamos ligeramente doradas.
  33. Retiramos las rosquillas para una rejilla para enfríen.
  34. Como no tienen aceite, el azúcar no se pega, así que las pintamos con el almíbar que tenemos preparado y a continuación las pasamos por azúcar.
Frabiconsejos
- Os aconsejo formar todas las rosquillas antes de poneros a freír, así podréis atender la fritura y no habrá peligro de que se os quemen.
- Yo las frío en un cazo de esos de calentar leche, con aceite hasta la mitad para que las rosquillas bailen en el aceite y se hagan por todas partes, al tiempo las voy girando.
- Es importante encontrar el punto de calor justo del aceite, no debe de estar demasiado caliente o las quemará por fuera y quedarán crudas por dentro.
- No os desaniméis, las primeras son de prueba y casi nunca salen bien porque el aceite está demasiado caliente.
Se mantienen perfectamente durante 3 o 4 días en un bote hermético o en una bolsa de congelación que cierre bien (con cierre de cremallera)
¿No te gusta el anís? puedes aromatizar con ralladura de naranja o limón, o ambas.
¿No vives en España y en tu país las harinas tienen otro nombre? Entonces deberás mirar AQUÍ cual es el equivalente en tu país.

Las rosquillas que véis a la derecha de la tabla son las horneadas y las de la izquierda son las fritas.

La masa de estas rosquillas es muy  esponjosa algo poco habitual en este tipo de bollos.

A disfrutar!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. Hola Fabrisa,
    ¡Qué receta tan fantástica! Una pregunta… En lugar de hacerlas con leche condensada, ¿hay algún sustituto? Lo digo por el tema de las calorías :-)

    Das la opción de freírlas o de hacerlas al horno, ¿se conservan igual de bien hechas de una manera o de la otra por igual? Es que en casa somos 4 pero no creo que nos las comamos en 2ó3 días… ¿Congelan entonces igual, tanto si se fríen como si se hornean?

    Por cierto, un 10 tus recetas, llevo hechas 4 y a cuál mejor!! :-)

    Gracias!!!!
    Sílvia.

    • Hola, Silvia!!
      En primer lugar puedes hacer la mitad de la receta si tienes duda de consumirlas pronto, aunque es estupendo llevar una bolsita al trabajo para tomar el café con los/las compis. Puedes hacer esta receta que no lleva leche condensada:
      https://lacocinadefrabisa.lavozdegalicia.es/rosquillas-de-anis/

      Una cosa te digo, si tu preocupación por las calorías es importante, olvídate de las rosquillas, llevan azúcar, se fríen, etc. etc.. De todas formas, no conozco a nadie que haya engordado por comer media docena de rosquillas, todo con moderación.
      Se congelan? nunca las he congelado, pero supongo que como otros dulces, sin problema. Que conste que a mí me gustan más al día siguiente o a los dos o tres día.
      Gracias por seguir mi blog.

      un abrazo

    • Hola, Bea!! Pues mira, las hice en el 2012 y no las conté, con lo cual, no tengo ni idea, aunque mañana voy a hacer medio kilo de harina de rosquillas y a ver si las cuento. Pero bueno, a ver, medio kilo de harina es medio kilo de harina, no te van a salir tantísimas, además se conservan unos días, incluso puedes congelarlas. Saludos

  2. Hola Isabel. Pueden hacerse sin robot?…No tengo, pero las masas siempre las amase sin el. Otra curiosidad?…como se consigue que queden esponjosas?

    • Hola, María!! Chica, por supuestísimo que puedes amasar a mano, es más, es más divertido aunque de más trabajo. Las rosquillas quedan esponjosas gracias a la masa y a cuidar que tengan una buena fritura. Saludos

  3. Hola, buenas tardes, nunca he hecho con leche condensada y quiero probar, los huevos son M? Y medio vaso de anís? El vaso de qué tamaño? Muchas gracias y un saludo,
    Lola

    • Hola, Lola! Sí, los huevos son tamaño M, a ver si lo añado y el vaso es de 200ml, asi que serían 100 ml de anís. Te van a salir súper ricas, ya me contarás. Besitos

  4. Buenas noches Isabel, podrías decirme que diferencia tienen en textura estas rosquillas de las otras que tienes puestas en el blog y a tu parecer cuales están más ricas. Gracias!!!

    • Buen día, Sandra!! Ufff, menuda preguntita me haces, teniendo en cuenta que las hago una vez al año y que el año que les toca a unas ya no le toca a las otras y haciendo un tremendo ejercicio de memoria, podría decirte que quizas las de leche condensada tienen una miga un poco más esponjosa pero las de Gerardo son las que siempre se terminan antes. Feliz año!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *