De todas las tartas que he hecho y publicado las recetas probablemente ésta “Tarta FRÍA de limón. SIN HORNO”  sea la que con menos esfuerzo he obtenido mejores resultados no solo a nivel de sabor que es una delicia sino también a nivel estético porque hay que reconocer que es una monada.

Los cítricos son una maravilla en cocina y especialmente en repostería, nos dan ese toque fresco y aromático que enamora al primer bocado. Esta tarta es tremendamente cremosa, dulce pero sin empalagar y muy, muy fresca, tanto que si quieres cuando esté cuajada la partes en porciones y la puedes congelar para luego servirla como una tarta congelada.

El verano nos empuja a buscar alternativas que nos alejen del horno y esta tarta que no necesita de horneados ni de pesadas elaboraciones y sin embargo, el resultado salta a la vista, cuando la pruebes se quedará para siempre entre tus mejores recetas.

Todos los ingredientes son de cocina diaria pero cuando hago esta tarta no olvido comprar en GADIS,  mi supermercado habitual más cantidad de limones y sobre todo la nata y la leche condensada, todo lo demás será coser y cantar y disfrutar.

Si os fijáis, la única azúcar que lleva es la que contiene la leche condensada pero aún así, el protagonismo lo sigue llevando el limón equilibrando el dulzor con su punto ácido.

Tarta de limón. VÍDEO.
 
1 molde desmontable de 15 o 18 cm. Para 8 raciones.
Frabisa:
Cocina: dulce y refrescante
Ingredientes
  • 380 g de leche condensada (1 lata pequeña) (LA LECHERA)
  • 400 g de queso crema (Philadelphia)
  • 120 ml de zumo de limón (2 limones y medio)
  • 200 ml de nata (crema de batir) con un mínimo de 35 %MG (a mí me encanta la FEIRACO)
  • Galletas tipo MARÍA (18 o 20 aprox)
  • Para decorar
  • Ralladura de limón (bien limpio y seco)
  • Rodajas de limón
  • Hojas de hierbabuena o menta fresca
  • Nata montada (150 ml + azúcar a gusto)
Instrucciones
  1. Mezclar en un bol el queso crema con la nata, mezclar hasta obtener una crema uniforme, continuar añadiendo , la leche condensada y el zumo de limón, batir hasta que la mezcla resulte homogénea.
  2. Cubrir el fondo del molde con galletas, rellenar con trocitos de galletas los huecos vacíos, poner la primera capa de crema y a continuación, poner en cada capa, 4 galletas si usas (como yo) un molde de 15 cm. o con 5 galletas si utilizas un molde de 18 cm. y otra capa de crema, repetir la operación hasta llenar el molde y acabar la crema, en total, tendremos 4 capas de galletas.
  3. Refrigeramos la tarta unas 5 horas o mejor toda la noche.
  4. Al día siguiente desmoldar, rallar piel de limón por toda la superficie, hacer unos pequeños rosetones de nata montada todo alrededor de la tarta y colocar en cada rosetón un trocito de limón y una hoja de menta.
  5. Refrigerar hasta el momento de servir.
Frabiconsejos
Todos los ingredientes conviene que estén FRÍOS.

NATA MONTADA: Yo usé ESTA RECETA para montar la nata y así asegurarme que no se bajaría después de decorar la tarta. Monté 1 brick de 200 ml con 1 cucharada sopera de azúcar glas, pero me sobró la mitad.

Esta tarta, SE PUEDE CONGELAR, conviene partirla en raciones antes de congelarla para facilitar servirla sin dificultad directamente del congelador.

TEXTURA: No importa que la textura de la crema no se vea muy espesa porque al enfriar en la nevera adquirirá firmeza.

Es una tarta ideal para el verano pero en cualquier momento del año triunfarás cuando la lleves a la mesa.

A disfrutar

 

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando...
Publicidad
Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *