Uno de los mejores momentos del día para mí es sin duda el desayuno, ceno muy poco así que me despierto con apetito y procuro dedicar un ratito a disfrutar de un buen desayuno. Aunque en mi mesa no falta el pan integral de semillas, algo de fruta, un zumo natural, una taza grande de café con leche, siempre queda lugar para un pequeño trozo de bizcocho casero que esta semana es un auténtico lujo.

El “Bizcocho de plátano, castañas y nueces” es un homenaje al banana bread o pan de plátano cuyo origen tuvo lugar hace casi un siglo en a Estados Unidos,  y que pronto se popularizó por todo el mundo. No es de extrañar porque su elaboración es sencilla, y todos tenemos en algún momento plátanos demasiado maduros que no sabemos que hacer con ellos.

La harina de castañas es una maravilla en repostería, su sabor dulzón y exquisito nos permite minorar la cantidad de azúcar en la fórmula final ya que al igual que los plátanos maduros, contiene azúcar.

He hecho un bizcocho grande porque comparto la mitad, pero también otra opción es congelar en cuartos y disponer de bizcocho fresquísimo durante toda la semana o como os explico más adelante hacer la mitad de los ingredientes en un molde más pequeño.

Bizcocho de plátano, castañas y nueces
 
Molde de 25 cm de diámetro y 10 cm de alto. Puedes conseguirlo AQUÍ.
Frabisa:
Ingredientes
  • 400 g de puré de plátano (4 plátanos)
  • 450 g de harina de castañas (puede ser harina ingegral)
  • 8 g de polvo de hornear
  • 3 g de bicarbonato sódico
  • Pizca de sal
  • 200 g de NATA (crema de leche) de montar + zumo de ½ limón.
  • 275 g de azúcar común/azúcar de coco/azúcar moreno
  • 4 huevos L
  • 100 ml de aceite de coco/girasol/oliva suave
  • 120 g de nueces cortadas en trozos grandes.
  • 1 cucharadita de vainilla
  • Ralladura de 1 naranja o 1 cucharadita de canela
  • Para la terminación: azúcar glas
Instrucciones
  1. Mezcla la nata con el zumo de limón y deja reposar hasta el momento de su uso.
  2. Pinta con mantequilla diluida o blandita el molde y refrigera hasta usar.
  3. Enciende para precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo y la rejilla en la guía central.
  4. Mezcla con varillas el azúcar común con los huevos hasta que estén bien montados y tengan un color blanquecino.
  5. Añade el aceite y mezcla hasta integrar.
  6. Incorpora el puré de plátano, la ralladura y la vainilla, mezcla.
  7. Incorpora la harina tamizada con el polvo de hornear, la pizca de sal y el bicarbonato. Añade esta mezcla en varias tandas y alterna con la adición de la nata mezclada con el zumo de limón hasta acabar.Es mejor añadir la harina de modo manual (aunque se haga con varillas) para evitar sobrebatir la mezcla y hacerlo con movimientos envolventes.
  8. Una vez que tenemos lista la mezcla, nos queda por último agregar las nueces, dejaremos unos 8 o 10 trozos para ponerlos por encima y el resto lo mezclamos con la masa.
  9. Recupera el molde engrasado en la nevera, espolvorea harina, elimina el exceso y vierte la masa.
  10. Hornea entre 55 y 60 minutos o hasta que pinchando con una brocheta salga limpia.
  11. Finalizado el horneado, aguarda 10 minutos y desmolda sobre una rejilla.
  12. Deja enfriar, espolvorea azúcar glas y sirve.
Frabiconsejos
Harina de castañas: La puedes conseguir en GADIS, El Corte Inglés, Carrefour, tiendas especiales de alimentación.

Tamaño. Con estas cantidades y en este molde sale un bizcocho grande, puedes reducir las cantidades a la mitad y usar un molde redondo de 20 cm o uno rectangular de 25 cm
Frabiconsejos:

Si donde vives las harinas tienen otro nombre, busca AQUÍ la denominación que corresponde a tu lugar de residencia.

No he experimentado esta receta con otro tipo de harina, pero tengo la intuición que puedes sustituir la harina de castañas por su mismo peso en harina floja de trigo o harina de trigo común para repostería.

Conviene que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente.

¿Te has olvidado de sacar los huevos de la nevera?

Un remedio casero para cuando te has olvidado sacarlos de la nevera con antelación es sumergirlos en agua tibia durante unos minutos, de ese modo conseguiremos atemperarlos.

¿Quieres utilizar edulcorante? Si quieres prescindir del azúcar en las recetas de masas abizcochadas puedes sustituir la cantidad indicada de azúcar por su equivalente al edulcorante que utilices. Recuerda que no todos los edulcorantes sirven para hornear, deben especificar en la etiqueta que soportan altas temperaturas y que puede variar el resultado final porque el azúcar es un ingrediente importante en la composición química de esta masa. Si haces este bizcocho con edulcorante, bátelo con los huevos.

¿Quieres endulzar de modo más saludable? Utiliza “panela”,  o “azúcar de coco”,  una alternativa muy aconsejable al azúcar blanco, lo mismo ocurre con el sirope de ágave.

Stevia en polvo:  Es un edulcorante natural,  obtenido a partir de las hojas de la planta de la stevia  sustitutivo del azúcar común.
Hay varias marcas de Stevia y en algunos casos dejan un regusto un tanto artificial así que se trata de que vayamos probando hasta encontrar el que nos parezca más natural y esté mejor conseguido.
1 kg de azúcar equivale a 6 g de Stevia.

¿Congelado? Este bizcocho se conserva en perfectas condiciones durante 3 o 4 días. Puedes congelarlo ENTERO O EN TROZOS en bolsas adecuadas y descongelar a temperatura ambiente.

Controla el horneado y si la superficie se tuesta demasiado, cubre con papel de aluminio, si ésto no fuese necesario NO ABRAS EL HORNO durante el proceso de cocción bajo ningún concepto.

TODO lo que debes saber para que tus bizcochos te salgan PERFECTOS, lo tienes AQUÍ dedica unos minutos, asimila la información y comienza.

A disfrutar!!

 

 

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando...
Publicidad
Publicidad
  1. Hola!. Sigo cada día tus recetas, muchas de ellas ya como imprescindibles…muchas gracias. En este bizcocho crees q sería posible sustituir el puré de plátano por calabaza??. Sé que el resultado no sería el mismo, qué duda cabe, pero daría resultado “la fórmula”? Muchísimas gracias y un saludo

    • Hola, Marcos. Sí, al fin y al cabo es fruta y en ambos casos muy dulce. Eso sí, que la calabaza esté lo más sequita posible, después de cocinarla (mejor asada) y hacerla puré, ponla en un colador. un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *