Los flanes son el postre más demandado como ideal para quienes nos gusta degustar algo dulce después de comer, pero que sin embargo no sea pesado, la elección es fácil, un flan siempre contenta a todos y si además, es de naranjas ecológicas, ya es para fiesta.

Si te apartas un poco del flan clásico de toda la vida, puedes recalar en este flan de naranjas que tiene el valor añadido de llevar  zumo de naranja natural y está delicioso.

flan NARANJA frabisa1

ESte flan de naranja sabe a auténtica naranja, sin aromas artificiales ni colorantes químicos, un verdadero flan de naranja con sabor a naranja.

 

Ingredientes (6 flanes)

Los moldes que utilizo son de acero, tienen un diámetro superior de 8 1/2 cm y una capacidad de 200 ml, aunque no se llenan hasta arriba, digamos que rellenar hasta unos 175 ml sería lo correcto.

  • Para el caramelo.
  • – 4 cucharadas soperas de agua
  • – 130 gr. de azúcar.
  • – unas gotas de zumo de naranja
  • Para el flan
  • – 4 huevos.
  • – 300 ml. de leche evaporada (o leche entera)
  • – 250 ml. de zumo de naranja
  • – Ralladura fina de dos naranjas grandes.
  • – 125 gr. de azúcar común.
Elaboración
  • Caramelo
  • – Antes de ponernos a hacer el caramelo hay que preparar los moldes que vamos a caramelizar y tenerlos listos. El caramelo parece la parte más tonta y fácil de cualquier flan, sin embargo, tiene sus truquillos para evitar que nos salga un caramelo amargo,  y sobre todo, mucho cuidado al hacerlo y mantener siempre alejados a los niños (si los tenéis) porque el caramelo ocasiona serias quemaduras si nos cae encima. os  cuento como lo hago yo…..
  • – Siempre hago el caramelo en una sartén, pero puedes hacerlo directamente en el molde donde vas a poner el flan.
  • – Pon la sartén al fuego y añade el azúcar, las gotas del zumo de naranja  y el agua y déjalo a fuego medio.
  • – No revuelvas, déjalo que vaya pasando por sus propios tiempos. Primero se irá evaporando el agua y se formará en la superficie como una costra blanquecina del azúcar. Poco a poco se irá formando el caramelo por debajo. Levanta por el mango la sartén y balancea ligeramente en el aire a fin de que se mezcle solo y vuelve a poner sobre el fuego. A partir de este momento, todo irá muy rápido, no te alejes o cuando te des cuenta se habrá quemado y no servirá.
  • En el momento en el que ya tenemos un caramelo clarito, podemos dejarlo unos segundos más si nos gustase más oscuro pero ya hay que bajar o apagar el fuego, ya que el calor de la propia sartén y la alta temperatura que ha adquirido el azúcar al caramelizarse, hará el resto. En este caso, yo he preferido dejarlo clarito.
  • Una vez hecho el caramelo también hay que actuar rápido para que no cristalice, con una cuchara vamos vertiendo en el interior de los moldes una cucharada de caramelo por molde, si al final, sobra un poquito, lo repartimos. Dejamos enfriar. (Cuando terminemos de repartir el caramelo, la sartén ya se habrá enfriado ligeramente, puedes volver a ponerla en el fuego para que los restos de caramelo se vuelvan líquidos y con papel de cocina limpiarlos perfectamente. Si tienes miedo de quemarte al hacer eso, otra alternativa (perfectamente válida también) es dejar enfriar totalmente la sartén y llenarla de agua, el caramelo se disolverá enseguida)
  • El flan
  • – Lavamos  las naranjas bajo el agua del grifo ayudándonos con un cepillito, las secamos bien y rallamos la piel evitando llegar a la parte blanca que es muy amarga. Reservamos.
  • – Exprimimos las naranjas (en mi caso fueron 3) hasta conseguir los 250 ml. de zumo.
  • – Ponemos en el vaso del robot de cocina (yo, thermomix) todos los ingredientes del flan, huevos, zumo, leche evaporada, azúcar y la ralladura, batimos durante unos minutos (3 o 4) hasta que veamos la mezcla bien homogénea.
  • – Con un cucharón de cocina, vamos rellenando los moldes y colocamos éstos en una fuente de hornear cubierta de agua hasta las 2/3 partes de altura del molde (no olvidemos que al hervir el agua debemos impedir que entre dentro del flan).
  • – Horneamos a 175º de temperatura durante 50 minutos. Si a mitad de cocción ves que se doran demasiado por arriba, puedes cubrirlos con papel de aluminio. Aunque en el momento de servir esa parte no se verá porque los daremos vuelta, si la superficie se quema, quedará amarga.
  • Presentación
  • – Cuando hice naranjas confitadas AQUÍ, hice también unas tiritas muy finitas que me sirvieran para decoraciones de postres y como tenía un bote en la nevera abierto, le puse unos hilitos.
  • – Acompañé los flanes con yogur griego, pero pueden servirse solos perfectamente o incluso con una bola de helado. El zumo de naranja tiene estos resultados, un color que a mi me parece precioso.
  • – Si quisieras aromatizarlos más, puedes ponerle vainilla, aunque yo no te lo aconsejo, sería disvirtuar el sabor tan espectacular que le da la naranja. Repito a riesgo de cansar, éste es un flan de naranja que sólo sabe a naranja.
  • – Para conservarlos en la nevera, cúbrelos con papel de aluminio para evitar no sólo que se sequen, también para que no absorban olores de otros alimentos. recetas-flanes

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *