Si queréis probar unas madalenas con el sabor de siempre, ese que nos recuerda a nuestra infancia, estas madalenas os van a encantar. Deliciosas madalenas caseras que nos recuerdan desde el primer bocado el placer de lo auténtico, la ausencia de los aditivos y conservantes.

Son muy fáciles de hacer y os gustarán a todos, su masa esponjosa es todo un reclamo para que no quede ni una en la bandeja.

Es una satisfacción inmensa degustar un dulce hecho por nosotros mismos, pero si le unimos que sabemos lo que le ponemos, el resultado será un dulce natural y saludable.

Madalenas de aceite
 
12 madalenas
Frabisa:
Cocina: repostería
Ingredientes
  • 3 huevos M (mejor ECO)
  • 175 g de azúcar + un poquito para espolvorear las madalenas antes de entrar en el horno.
  • 60 ml de leche
  • 200 g de harina de repostería
  • Pizca de sal (1 g)
  • 180 ml de aceite (oliva o girasol)
  • 8 g de impulsor de repostería (tipo levadura ROYAL)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla o ralladura de limón
Instrucciones
  1. Precalienta el horno a 230º (en mi caso las madalenas las hago con aire)
  2. Dispon los moldes de papel en los huecos de la bandeja de madalenas. Sino tienes una bandeja así, puedes poner los moldes de papel dentro de flaneras individuales, es importante un soporte rígido que albergue la masa o ésta se desmoronará durante el horneado. Reserva
  3. Tamiza la harina con la sal y la levadura de repostería. Reserva.
  4. Monta los huevos con el azúcar hasta que blanqueen. Este paso se debe hacer con varillas, pueden ser eléctricas y dejar batiendo entre 6 y 8 minutos o manual, haciendo brazo durante unos 15 minutos.
  5. Añade el aceite y continúa mezclando hasta que se integre.
  6. Agrega la leche y mezcla.
  7. Si estás haciendo esta masa en tu robot de cocina, este último paso el de incorporar la hatina, lo haremos a mano , para evitar perder el aire acumulado de montar los huevos con el azúcar.
  8. Incorporamos la harina en 3 tandas, primero una parte de harina y mezclamos con suavidad ayudándonos de una lengua de silicona, lo hacemos con movimientos envolventes, cuando esté integrada, añadimos la siguiente, así hasta acabar.
  9. Vertemos la mezcla en un bol y refrigeramos un mínimo de media hora, puede ser más, incluso toda la noche.
  10. Rellenamos los moldes de las madalenas, nos debe llegar para 12, así que no podemos rellenar hasta arriba de todo, rellenaremos unas ⅔ partes, durante el horneado crecerán.
  11. Espolvoreamos azúcar sobre la masa cruda, esto es opcional, pero le queda una corteza dulce crujiente que en mi casa gusta mucho.
  12. Introducimos la bandeja de madalenas en el horno y bajamos la temperatura a 200º, horneamos unos 20 minutos.
  13. Pinchamos con una brocheta o palillo para comprobar su punto de cocción y retiramos.
  14. Desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.
  15. Servimos.
Frabiconsejos
Recuerda incorporar la harina manualmente, puedes probar, se hace rapidísimo y verás como el resultado gana, no conviene batir en exceso las masas y les haremos perder todo el aire conseguido en la primera parte de la elaboración.
Si no las vamos a consumir el mismo día, conviene guardarlas en una bolsa de congelación, aunque tienen una miga húmeda y no hay peligro que se sequen, conviene prevenir.
Se pueden congelar.
madalenas2madalenas3 ¿Sabéis además, lo que os ahorráis haciendo vuestras propias madalenas en casa?

Quizás os interese ver otros dulces similares publicados en este blog.

Animaros y me contáis.

Feliz día!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. Estación cocina

    ¿El horno desde el comienzo de la preparación, con el tiempo de nevera que requiere la preparación, no es un poco mucho?

    • Con que lo tenga a la temperatura indicada a la hora de hornear, es suficiente, calcule cuanto tiempo es necesario en su horno, repasaré la receta a ver lo que puse. Gracias por la observación

  2. Las magdalenas de abuela, así les llamo yo. Ella las hacía muy a menudo que sabía que nos encantaban y como a ella eso de la repostería siempre se le dió de maravilla, pues no tenía problema en ponerse a hacerlas a cualquier momento del día. No son ricas…son sabrosísimas. Como lo casero..NADA.

    Bicos preciosa y feliz fin de semana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *