Dª Emilia Pardo Bazán nació el 16 de septiembre de 1851 en A Coruña y falleció el 12 de mayo de 1921 en Madrid. Los «Célebres mantecados de las Torres de Meirás» son una receta suya que hoy reproduzco como  homenaje en el centenario de su muerte.

La condesa de Pardo Bazán, fue una noble y novelistaperiodista, feminista, ensayistacrítica literariapoetisadramaturgatraductoraeditora, catedrática y conferenciante española introductora del naturalismo en España. Fue una precursora en sus ideas acerca de los derechos de las mujeres y el feminismo.1​ Reivindicó la instrucción de las mujeres como algo fundamental y dedicó una parte importante de su actuación pública a defenderlo.2​ Entre su obra literaria una de las más conocidas es la novela Los pazos de Ulloa (1886).

El Pazo de Meirás  que dan nombre a estos mantecados perteneció  a la famosa escritora Emilia Pardo Bazán y, aún es más, que fue ella quien ideó el edificio tal y como es ahora, construido en 1893 sobre los restos de una antigua fortificación del siglo XVI.

Emilia Pardo Bazán (1851-1921) se casó en la capilla del pazo y allí pasaba los veranos, escribiendo en el despacho-biblioteca que tuvo en la torre más alta, la de la Quimera. Doña Emilia se hubiera llevado un disgustazo de haber llegado a ver cómo su lugar más querido era ocupado y transformado por los Franco, convertido en un icono de la dictadura. ¡Ella, que fue tan rebelde, tan rompedora! La condesa de Pardo Bazán fue la primera mujer socia del Ateneo de Madrid y la primera catedrática de la universidad española, además de periodista, escritora, editora, feminista y cocinillas. Oh, sí. Doña Emilia fundó en 1892 la colección de libros ‘Biblioteca de la Mujer’ con la intención de divulgar en España obras relacionadas con el feminismo, pero al ver que no tenían demasiado éxito en 1913 decidió adaptarse a una idea que sí iba calando entre las mujeres españolas: la necesidad de mejorar la economía doméstica y el conocimiento sobre cocina y nutrición.

Ella, que fue gran amante de la gastronomía y sus placeres, publicó así en 1913 ‘la cocina española antigua’, un manual de recetas tradicionales al que seguiría en 1917 ‘La cocina española moderna’, con fórmulas más contemporáneas. En ambos recetarios tuvo sitio para escribir geniales reflexiones sobre el arte culinario y su importancia, incluyendo muchos platos fruto de su invención o conocidos por herencia familiar. Y aquí es donde vuelve a asomar el pazo, porque en los libros de cocina de Pardo Bazán vienen varias recetas con el título de «a las Torres de Meirás», ideadas o disfrutadas por ella en el comedor de su palacete de Sada. Entre ellas encontramos los célebres mantecados cuya receta según la autora «se ha hecho notoria y tiene fanáticos admiradores», y que hoy tengo el honor de reproducir aquí siguiendo sus instrucciones que dicen así:

«Todas las recetas de mantecados que traen los libros piden, para confeccionarlos, mucho tiempo; pero esta es la receta rápida y una que se ha hecho no­toria y tiene fanáticos admiradores.

Se pesa un huevo, otro tanto de azúcar, la misma cantidad de manteca y otro tan­to de harina. Se echan en una tartera la manteca y el azúcar, y se baten con la mano. Cuando la manteca va blanquean­do se le añade el huevo, y, si son varios para mayores cantidades, se agregan uno a uno. Incorporado ya el huevo se pone la harina poco a poco, no sin cernirla antes y, sin trabajar mucho la masa, se echa ya en los cajetines de papel que se deben tener preparados de antemano, y que no han de llenarse del todo, porque en el hor­no la pasta crece.

Si se prefiere se puede llenar un molde grande, pero es más agradable en moldes chicos, y es el tipo clásico.

El horno debe estar caliente sin exage­ración. Al salir del horno se espolvorea con azúcar molido. Nunca está mejor que servida al salir del horno».

En la actualidad podemos encontrar en un solo tomo,  las tres obras cumbre de la literatura gastronómica de la Galicia de principios del  siglo XX: La cocina práctica, de don Manuel María Puga y Parga, y La cocina española antigua y La cocina española moderna, ambas de doña Emilia Pardo Bazán en un libro denominado, «La cocina de Picadillo y Pardo Bazán» que ha editado Hercules Ediciones y que puedes conseguir  AQUÍ.

Las Bibliotecas Municipales del Ayuntamiento de A Coruña están volcándose en la difusión y homenaje a Emilia Pardo Bazán en el centenario de su fallecimiento y en concreto la Biblioteca Municipal de Monte Alto celebra estos días una exposición denominada, «Emilia Pardo Bazán e a literatura culinaria»  y que podéis visitar del 10 al 31 de mayo.

Mantecados de las Torres de Meirás. Emilia Párdo Bazán.
 
12 mantecados (puedes conseguir los MOLDES de papel, AQUÍ)
Frabisa:
Cocina: Emilia Pardo Bazán
Ingredientes
  • 360 g de manteca de vaca (mantequilla clarificada) a temperatura ambiente, muy blandita.
  • 6 huevos L
  • 360 g de azúcar
  • 360 g de harina de trigo floja (harina 0000) (harina de repostería SIN levadura)
  • Para la terminación: azúcar molido (yo no le puse)
Instrucciones
  1. Colocamos las cápsulas en la bandeja de madalenas
  2. En un bol mezla el azúcar con la manteca de vaca hasta obtener una crema blanquecina y muy uniforme, hay que batir bien, puedes hacerlo con varillas eléctricas.
  3. Añade los huevos uno a uno no agregando el siguiente hasta que el anterior no esté perfectamente integrado.
  4. Agrega la harina tamizada en 3 tandas, incorporando de cada vez con movimientos envolventes intentando no sobrebatir la mezcla.
  5. Rellena las cápsulas repartiendo toda la mezcla.
  6. Hornea en horno precalentado a 180º con calor arriba y abajo y la rejilla colocada en la segunda guía comenzando a contar desde abajo entre 35 y 40 minutos o hasta que pinchando con una brocheta salga limpia.
  7. Desmolda sobre una rejilla, deja enfriar y sirve.
Frabiconsejos
La harina 0000 es la harina conocida como harina de repostería SIN leudantes
¿Puedes hacer esta receta sustituyendo la MANTECA DE VACA por MANTEQUILLA? Sí, pero no estarías haciendo esta receta, la mantequilla clarificada tiene un sabor caramelizado, intenso y característico que le da un sabor particular y delicioso a esta elaboración.
¿La MANTECA DE VACA COCIDA, hay que VOLVER a cocerla? no, ya se compra cocida.
¿Esta receta lleva impulsor o levadura de repostería? no
¿Esta receta lleva aromatizante como vainilla, ralladura de limón, naranja? no
¿Dónde conseguir la MANTECA DE VACA? En GADIS, EL CORTE INGLÉS, CARREFOUR, EROSKI, FAMILIA, ALCAMPO.MERCADONA

La miga de estos mantecados es contundente, firme, llenando el bocado de sabor y aroma, ideal para disfrutar con un buen desayuno o un té a media tarde.

A disfrutar

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. Hola Fabrisa, hice la receta de los mantecados siguiendola paso a paso y me quedaron muy ricos, el único pero es que me subieron cuando estaban en el horno y después se desinfla ron.
    Muchas gracias y un saludo.

    • Hola, José. Que extraño lo que me cuentas, estos mantecados no llevan levadura química ni claras a punto de nieve, no tienen una masa esponjosa que pueda bajarse después del horneado… La próxima vez déjalos en el horno con la puerta abierta una vez finalizado el horneado para que vaya minorando la temperatura poco a poco. un saludo

  2. ¿Y que coño sabe usted cómo le habría sentado a Dª Emilia que vivieran en el pazo Franco, por regalo del pueblo gallego?
    Dedíquese a la cocina, que lo hace usted muy bien y deje la política a los que no saben hacer otra cosa

    • ¿Dónde conseguir la MANTECA DE VACA? En GADIS, EL CORTE INGLÉS, CARREFOUR, EROSKI, FAMILIA, ALCAMPO.MERCADONA. Espero que vivas en España o estas respuestas no te servirán. un saludo

    • En contestación a su comentario, Señor José Manuel, me gustaría decirle que me ha parecido tremendamente grosero, además de inapropiado en las formas y en el fondo. Podría seguir opinando sobre el mismo, respecto al tinte machista que destila, pero simplemente le voy a pedir que se documente un poquito sobre el «regalo» del pueblo gallego
      De todas maneras, aunque usted tuviera más razón que un santo, que no la tiene bajo mi parecer, no es quién para hacer un juicio de valor así. Ni sobre la propietaria de este fantástico blog, persona de una infinita generosidad y paciencia, ni sobre cómo llegó el pazo en manos del dictador. Esto último está demostrado por la justicia. En concreto por una sentencia dictada por un juez. Perdón, por una jueza en este caso (aunque a usted le pueda pesar esto último).
      Saludos cordiales

      • Muchas gracias por tu visita, Patricia y también y sobre todo por tu exquisita educación que dice mucho de ti. Siempre bienvenida. Un abrazo enorme

  3. NombreVictoria

    Buenas tardes amiga, como siempre es un placer leerte , y esta receta para mi tiene una significación muy especial, al tratarse de Emilia Pardo Bazán, todos los años me llevo como mínimo 1 mes en el parador de Cambados y en el estuvo viviendo la escritora y a través de esta preciosa y querida ciudad me siento muy unida a Galicia
    No me puedo olvidar que mi marido es medio gallego ya que su padre era de la Estrada
    haré los mantecados , y me van a saber a gloria gallega
    Besitos ¡¡¡¡

    • José Manuel

      Patricia, la honra defender a una persona tan agradable y amable como Frabisa, aunque sigo pensando que no deberíamos meter la política en temas de cocina.

  4. Muchas gracias, Frabisa, por sus magníficas recetas.
    ¿Puede indicarme cuánto tiempo de horno sería preciso en caso de utilizar un molde de bizcocho en lugar de las 12 cápsulas?
    De nuevo, muchas gracias

    • Hola, Arantxa. Partiendo de la base que yo he experimentado esta receta de Dª Emilia Pardo Bazán una única vez en mi vida y que la hice tal y como ves, quiero pensar que a 180º, entre 40 y 45 minutos, pero estoy adivinando no hablando desde mi experiencia inexistente. Un saludo

  5. ¡Hola Frabisa! Me gusta tu sentido de combinar recetas con historia y cultura, le dan más gusto a la comida. Eso ha permitido preservar muchas de las recetas españolas en nuestro continente americano. En el caso de mi país, el arroz con leche, el cerdo con garbanzos, el picadillo, como ejemplos. Muchos de ellos se recrean con los productos autóctonos. Un abrazo desde Honduras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *