Las  Madalenas de la abuela son de las que si no existieran habría que inventarlas. Tiernas, aromáticas y de miga esponjosa son el bocado perfecto para acompañar el desayuno o un té a media tarde.

Hacer madalenas en casa es sencillo,  y nos ofrece la posibilidad de comer un alimento libre de conservantes, recordad que no hay  nada tan sano como la repostería casera.

Si nunca habéis hecho madalenas y os apetece, que sepáis que he hecho un video explicativo que espero que os aclare dudas.

Las madalenas siguen ahí, perennes, resistiendo todas las modas y perdurando a través de generaciones.

La textura de la miga es aromática y tierna como  las madalenas de limón que tienen un encanto especial, pero uno de mis hijos adora las madalenas de la abuela desde que las probó por primera vez siendo bien chiquito, y si los tuyo son los cítricos las madalenas de naranja te van a encantar.

El dilema eterno de si es mejor un oliva virgen extra u otro más suave ya es otro tema que va en función de gustos y costumbres, sin olvidar a quienes como yo preferimos utiliza el aceite de  girasol de sabor neutro.

Madalenas

Frabisa
15 madalenas aproximadamente (depende de la capacidad de los moldes)
4.19 from 202 votes
Cocina Repostería

Ingredientes
  

  • 260 g de harina
  • 5 g. de levadura o impulsor de repostería tipo Royal
  • Pizca de sal
  • 3 huevos L
  • 190 gr. de azúcar + 10 gr. para espolvorear o el equivalente al edulcorante que utilices
  • 190 ml de aceite de girasol puede ser de oliva suave
  • 1 cucharadita de vainilla
  • Ralladura de limón

Elaboración paso a paso
 

  • Mezcla con unas varillas (puede ser a mano o con un robot) a velocidad media-baja el azúcar, y los huevos hasta blanquear durante no menos de cinco minutos.
  • Añade el aceite, la ralladura de limón, la vainilla y continúa batiendo hasta que se integren.
  • Incorpora poco a poco la harina tamizada con la sal y la levadura de repostería. Primero incorpora un cuarto aproximadamente, revuelve despacio, con movimientos envolventes, añade otro poco, sigue revolviendo y asi hasta terminar. Cubre la masa con un papel de film transparente y refrigera por espacio de un mínimo de 25-30 minutos. Puedes dejarlo una hora, dos, tres o veinticuatro horas.
  • Encendemos el horno (mientras dejamos reposar la masa durante un ratito en la nevera (entre 1/2 hora y 1 hora o toda la noche) y lo precalentamos a 230º, y lo ponemos en la función que nos parezca más idónea en nuestro horno (yo en calor abajo-arriba y la rejilla en la segunda guía del horno empezando a contar por abajo)
  • Pon las cápsulas de papel en una bandeja de madalenas (las hay a vender en cualquier sitio y son económicas) o pon las cápsulas en flaneras para que no se desparrame la masa durante la cocción.
  • Retira la masa de la nevera, revuelve suavemente con una espátula de silicona y comienza a rellenar (yo utilizo una cuchara de helados) las cápsulas , yo las relleno hasta casi el borde superior, espolvorea azúcar e introduce en el horno, baja la temperatura a 200º y hornea entre 20 minutos, dependerá de tu horno, cuando las veas ligeramente doradas, pincha una de ellas con un palillo y si sale limpio, estarán listas.
  • Entreabre la puerta del horno y deja que vayan perdiendo temperatura poco a poco. Cuando hayan pasado diez minutos, retira la bandeja del horno y pasa las madalenas a una rejilla y deja enfriar totalmente.
  • Sirve.

Frabiconsejos

Se mantienen 3 o 4 días en perfecto estado de consumo, no obstante para su mejor conservación guárdalas en una bolsa plástica.
Se puede congelar en bolsas aptas para congelado. Se descongelan a temperatura ambiente en una media hora.
Los ingredientes conviene que estén a temperatura ambiente.
Si te has olvidado de sacar los huevos de la nevera, introdúcelos cinco minutos en agua caliente, ese truco, sirve.
El limón debes limpiarlo bien (con un cepillito a poder ser) para que la cáscara quede lo más limpia posible de pesticidas ya que será justamente la parte que vamos a utilizar.
Recuerda que si quieres sustituir el azúcar por edulcorante deberás utilizar uno que resista las altas temperaturas del horno, normalmente viene indicado en la etiqueta.
Para poner la masa en los moldes de papel me ayudo de un sacabolas de helado, es muy fácil.
Es mejor tener una fuente con huecos para las madalenas en los que pondremos los moldes de papel, pero si no lo tienes y ahora mismo quieres hacer estas madalenas, puedes usar moldes individuales de flan y poner dentro los moldes de papel. Siempre es necesario tener un soporte rígido que soporte la masa mientras se hornee o se desparramará.

    • Son una ricura, animaros a hacerlas!

A disfrutar de estas Madalenas de la abuela. 

 

Otras recetas de MADALENAS que no deberías PERDERTE!

 

 

 

 

Publicidad
Publicidad
  1. Natividad de Pinto Torrejón

    Me recuerdan mucho a las q hacían en mi pueblo.Se juntaban en el horno de la panadería, y cada una hacia las suyas.
    Siempre en tiempos de las Navidades.
    Lo q me quedó en la retina de mis mejores aromas de mi vida.
    Eran los años 50,60,70 …
    Gracias por ésta receta. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Valora esta receta!