Las «Albóndigas de bonito del norte y mejillones» podemos hacerlas en cualquier momento del año, sin tener que esperar a la temporada del bonito, porque estos lomos tan esplendorosos que estáis viendo, son congelados aunque no lo parezcan.

El bonito es  un pescado que hay que elaborarlo pensando en todo momento que es un poco seco y por tanto conviene dotarlo de compañía que le aporte jugosidad.

Esta es una receta estupenda para disfrutar en familia o con amigos. Podemos tener las albóndigas preparadas y sentarnos a la mesa con nuestros invitados, disfrutando de la comida al mismo tiempo que todo el mundo.

También es una opción estupenda para que sobre y así tener la comida del día siguiente preparada.

Si te resultan muchas, puedes hacer la mitad de los ingredientes.

En mi casa esta receta es un éxito, asi que cuando las hago, procuro que sean bastantes, sé que va a haber mucha gente a la mesa y ya puestos tanto da hacer 10 como 30.

Albóndigas de bonito del norte y mejillones
 
10-12 personas 34 albóndigas.
Frabisa:
Cocina: Marinera
Ingredientes
  • Albóndigas
  • 2.500 kg de bonito del norte congelado (Grupo Pereira)
  • 100 g de pan (mejor del día anterior)
  • 200 ml de leche
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • ½ cebolla morada
  • 3 dientes de ajo (sin gérmen)
  • Sal y pimienta negra de molinillo.
  • Unas ramitas de perejjil
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Salsa de tomate
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada sopera de crema de pimiento choricero
  • 1 kg de tomates pera en su punto de madurez
  • Sal.
  • ½ guindilla (opcional)
  • 100 ml de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Guarnición
  • ½ kg de guisantes
  • 2 latas de mejillones (Conservas PORTOMAR)
  • Patatas cocidas (2 patatas por persona resulta adecuado)
Instrucciones
  1. Albóndigas
  2. Rompemos el pan con las manos y vertemos la leche por encima y lo dejamos en remojo.
  3. Retiramos la piel del bonito de modo fácil, solo tenemos que tirar de ella.
  4. Con las manos separamos los lomos a la mitad, justo por donde están las espinas que retiraremos sin dificultad.
  5. Cortamos el bonito con cuchillo muy menudo.
  6. Escurrimos el pan, eliminamos el exceso de leche simplemente con estrujar el pan con las manos, picamos el pan muy menudo.
  7. Picamos la cebolla y los dientes de ajo muy menuditos.
  8. Ahora ponemos todo en un bol, el bonito picadito, la cebolla, los dientes de ajo, las cucharadas de pan rallado y el huevo ligeramente batido, espolvoreamos sal, mezclamos bien con las manos, todos los ingredientes tienen que estar muy mezclados.
  9. Formamos las albóndigas de un peso aprox. a unos 65 o 70 g cada una. Las dejamos así un ratito mientras hacemos la salsa.
  10. Ponemos en una olla (debe ser grande ya que ahí añadiremos las albóndigas) un poco de aceite y sofreimos la cebolla y los dientes de ajo picaditos. Espolvoreamos sal y pimienta.
  11. Incorporamos el vino y la guindilla (pinchamos la guindilla en un palillo para encontrarla facilmente al finalizar la cocción y retirarla)
  12. Agregamos los tomates pelados y picaditos, tapamos la olla y dejamos cocer a fuego medio unos 25 o 30 minutos.
  13. Añadimos 1 cucharadita de azúcar para mitigar la acidez.
  14. Probamos el punto de sal de la salsa, retiramos la guindilla y trituramos. Dejamos a fuego bajito mientras continuamos con las albóndigas.
  15. Ponemos 3 o 4 cucharadas de aceite en una sartén y vamos dorando las albóndigas y las pasamos a una fuente.
  16. Cuando las tengamos todas doradas las pasamos a la olla que contiene la salsa, subimos el fuego, ponemos la tapa a la olla y esperamos que llegue el punto de ebullición, contamos 4 minutos, apagamos el fuego y dejamos que termine de hacerse con el calor residual.
  17. Mientras cocemos los guisantes en una olla y las patatas en otra hasta que ambos estén tiernos, al agua de las patatas le ponemos sal, pero en la olla de los guisantes no pondremos sal para que conserven ese color tan bonito.
  18. Emplatado
  19. Ponemos en cada plato un cucharón de salsa de tomate, esparcimos algunos guisantes sobre la salsa, disponemos las albóndigas en el centro del plato, colocamos los mejillones alrededor de las albóndigas, lo mismo que las patatas.
  20. Rocíamos con un fino hilo de aceite de oliva virgen extra y servimos.
Frabiconsejos
El pimiento choricero se vende envasado en frascos de cristal y se consigue facilmente en supermercados.

Un modo estupendo de comer pescado y disfrutar de una buena comida.

A disfrutar!!

 

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
  1. Begoña Garcia

    Hola Isabel! Cómo siempre, receta sugestiva y con una pinta espectacular.
    Sabes si se puede comprar el bonito online?
    He estado buscando por Pereira y en la web que me sale (grupo Por tomar) no veo la forma.
    Gracias

    • Hola, Begoña
      El bonito congelado de Pereira debes buscarlo en la sección de congelados de tu supermercado y las conservas se venden en la propia web de la marca o en el super de El Corte Inglés. un saludo

  2. Delicioso , tiene una pinta estupenda .
    Congelan bien ? Sería genial tenerlas de fondo de congelador . Con las de carne siempre tengo una bolsa congeladas después de sofreirlas .
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *