Conjugar las diferentes culturas gastronómicas y fusionar ideas de aquí y de allá utilizando nuestros propios productos con otros que se han venido sumando  en los últimos años es un lujo y un disfrute para quienes nos encanta cocinar.

Hasta no hace tantos años conseguir cualquier producto del gigante asiático se antojaba como un deseo casi imposible, sin embargo en la actualidad los encontramos en las estanterías de nuestros supermercados mezclados con los occidentales  y a nuestros ojos han dejado de resultar exóticos.

Un buen ejemplo de esta mezcla de culturas es esta receta donde encontramos una miel gallega autóctona como  la miel cruda MEL DA ANTA en un plato con claras influencias de la cocina asiática y que resulta no solo saludable, también delicioso y que os invito a probar.

Ver el VÍDEO de esta RECETA

Pechuga de pollo con sésamo y salsa de miel
 
2 personas
Frabisa:
Cocina: saludable
Ingredientes
  • 2 pechugas de pollo pequeñas
  • 100 g de miel (MEL DA ANTA)
  • 50 gramos de salsa de soja
  • 1 c/c de ajo en polvo
  • 1 c/c de jengibre en polvo
  • 1 c/c de mostaza en polvo
  • ¼ c/c de pimienta de Sichuan molida (o pimienta negra)
  • ¼ c/c de chile en polvo
  • c/c = Cuchara de café = Tsp
  • Aceite de oliva virgen extra
  • sal fina
  • 2 cucharadas de sésamo tostado
  • Para la presentación
  • Orégano de limón
  • Para acompañar
  • Arroz blanco cocido
Instrucciones
  1. Si nuestro sésamo no está tostado lo pondremos en una sartén al fuego (sin aceite), ponemos el sésamo, revolvemos constantemente, en cuanto la sartén tome calor será cuestión de segundos que veamos el sésamo tostado. Apagamos el fuego, pasamos el sésamo a un bol y reservamos.
  2. Preparamos el aderezo mezclando en un bol la soja, la miel, el ajo en polvo, la mostaza, la pimienta, el chile, el jengibre y mezclamos con unas varillas hasta tener todo integrado. REservamos.
  3. Ponemos una sartén de fondo grueso al fuego con un chorrito de aceite, introducimos las pechugas bien limpias de grasillas, les agregamos una pizca de sal y al hacerlo no olvidamos que el aliño lleva salsa de soja que ya contiene sal, así que no conviene pasarnos. Para conseguir un exterior dorado y un interior jugoso, ponemos el fuego fuerte los primeros 2 minutos para tostar la superficie de las pechugas, después lo bajamos un poco (en mi placa que tiene del 1 al 9, la puse al 4) y ponemos una tapa para que se haga despacio a los 2 o 3 m damos vuelta las pechugas y continuamos la cocción.
  4. Cuando ya casi tenemos hecho el pollo y apenas le faltan 4 o 5 minutos, bajamos el fuego al 2 o al 3 porque vamos a añadir el aliño y si la sartén está muy caliente conseguiremos que salte y chisporrotee mucho, así con baja temperatura no habrá problema. Una vez que agregamos todo el aliño, subimos la placa a un 4 y dejamos unos minutos esperando que la salsa reduzca y espese un poco.
  5. Cuando ya comprobamos que la salsa tiene una buena textura, apagamos el fuego, pasamos las pechugas a una fuente de servir, las bañamos con salsa que ha quedado en la sartén y espolvoreamos por encima el sésamo tostado.
  6. Decoramos la fuente con orégano de limón, si no tienes no pasa nada, no se lo pongas, aunque le queda rico ese punto cítrico del orégano.
  7. Ponemos unos hilitos de miel por encima de las pechugas y servimos acompañadas de cuencos con arroz blanco.
  8. Servimos
Frabiconsejos
Podemos acompañar en salsera el resto de la salsa que nos ha sobrado en la sartén, doy fe que desaparecerá rapidamente
A disfrutar

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *