El «Capón relleno al horno» es un plato de Navidad cuya elaboración inunda nuestra casa de aromas a cocina casera que nos harán soñar anticipadamente con los manjares a degustar en estas fechas festivas. El ajetreo de las comidas y cenas navideñas, los villacincos sonando sin parar (vaaale, ahora ya no los pongo) me recuerdan la infancia de mis hijos, sus vacaciones escolares y el bullicio familiar de todos alrededor de la mesa. No soy una persona nostálgica porque cada época tiene un encanto especial que conviene disfrutar, pero los recuerdos no tienen porque ser tristes, no lo son en mi caso, al contrario, esbozo una sonrisa mientras escribo esto.

El capón es un ave muy valorada desde los tiempos de la antigua Roma como manjar privilegio de reyes y nobles. El clero lo consideraba una carne que no rompía la abstinencia, debido a su procedencia de un animal puro (castrado), por lo que se empezó a incluir en los menús navideños.

El Capón de Coren es criado en granjas gallegas con amplios espacios arbolados de robles y encinas, donde es alimentado de forma natural durante más de cinco meses. Esta crianza tradicional le confiere la característica jugosidad y ternura a su carne.

COREN produce una serie limitada de 11.000 ejemplares por eso conviene que reserves el tuyo en tu tienda mas próxima a LOS PUNTOS DE VENTA DE CAPONES COREN.

Capón relleno al horno. Navidad
 
10 personas apróx.
Frabisa:
Cocina: de Navidad
Ingredientes
  • 1 capón COREN de 4 kg 200 g
  • Sal semigruesa
  • pimienta negra de molinillo
  • Relleno
  • 8 ciruelas negras
  • 8 orejones
  • 1 puñado de arándanos rojos o uvas pasas
  • 10 dátiles sin hueso
  • 6 higos cuello de dama
  • 1 manzana cortada menuda
  • 100 ml de coñac o Ron
  • 8 salchichas frescas
  • Para el asado
  • 250 ml de caldo de CARNE o de POLLO (mejor casero)
  • Hierbas aromáticas frescas (romero, tomillo, orégano)
  • Para el acompañamiento
  • 12 patatas
  • 6 chalotas
  • 2 paquetes de zanahorias baby
  • Para la presentación
  • 6-8 uvas rosadas
  • 6-8 uvas blancas
  • 30 g de piñones
  • 30 g de nueces
  • Castañas en almíbar
  • grosellas frescas
  • Salsa
  • Caldo del horneado
  • 1 cucharada de maizena
Instrucciones
  1. Ponemos todos los ingredientes del relleno (menos las salchichas) en un bol y vertemos el coñac para que se empapen bien. Lo dejamos macerar mientras continuamos con la elaboración.
  2. Limpiamos bien la parte interior del capón, retirando los pulmones, la traquea, el buche, todas esas partes son desechables, hay que eliminarlas. Vemos si tiene alguna pluma que eliminar, lavamos debajo del grifo y secamos bien con papel de cocina, también retiramos la grasa que vemos a simple vista. No utilizo esa grasa para el asado porque el capón ya tiene grasa suficiente debajo de la piel y no conviene engordar más la salsa con grasa añadida.
  3. Salpimentamos el capón por dentro y por fuera. Escurrimos los ingredientes del relleno, reservamos el coñac para añadirlo durante el horneado.
  4. Cortamos las salchichas, las mezclamos con el resto del relleno y comenzamos a rellenar hasta que esté bien lleno.
  5. Enhebramos una aguja gruesa con hilo de cocina y cosemos la parte de la barriga del capón por donde hemos rellenado.
  6. También rellenamos la parte del buche y cosemos con hilo.
  7. Atamos el capón con hilo de cocina alrededor de las alas para que mantenga la forma durante el horneado, lo mismo hacemos con las patas.
  8. Colocamos el capón en una fuente de hornear, añadimos el caldo, las hierbas aromáticas y horneamos a 180º con calor arriba y abajo y la rejilla colocada en la segunda guía del horno contando desde abajo.
  9. ¿Cuanto tiempo de horneado? lo he tenido 3 horas. Hay que pensar que durante este tiempo he abierto el horno cada 40 minutos más o menos para rociar caldo, echarle el coñac y cada vez que se abre el horno se pierde calor y obliga a prolongar el horneado.
  10. A las dos horas y media de horneado, añade las patatas y las chalotas a la fuente del asado.
  11. A las tres horas y media de horneado, agrega las zanahorias baby.
  12. Las nueces y los piñones las tostamos en una sartén y las reservamos para añadirlo después a la fuente de presentación.
  13. Finalizado el horneado, apaga el horno y deja el asado reposando durante 12 minutos antes de trincharlo.
  14. Salsa
  15. Recoge 1 par de cucharones del caldo que ha quedado en la asadera del horneado, pásalo por un colador de malla gruesa para eliminar lo mayor (hierbas atomáticas, etc.) viértelo en un cazo y ponlo a fuego alto durante unos minutos para reduzca un poco. Diluye una cucharada de maizena en 2 cucharadas de agua y añádela para espesar la salsa, prueba el punto de sal y sirve en salsera.
  16. Presenta el capón entero en la mesa en una fuente de servir para que los invitados lo vean en todo su esplendor y después lleva la fuente a la cocina para trincharlo.
  17. Una vez trinchado el capón, coloca el relleno alrededor, con las patatas, las uvas, las castañas, las nueces y los piñones.
Frabiconsejos
Es muy posible que a mitad de horneado tengas que cubrir el capón con papel de aluminio para evitar que se tueste demasiado.
Si quieres, puedes pero NO ES NECESARIO dar vuelta el capón durante el horneado.
Cuando sirvamos el capón en la fuente de presentación y lo rodeemos de la guarnición caliente, salpicaremos unas cuantes uvas blancas y rosadas y un buen racimo de grosellas que le darán ese punto fresco al conjunto y también un toque de color muy atractivo.
Puedes complementar este plato con una guarnición fresca como es el ·"Puré de manzanas".
Esmérate en la presentación, los platos se deben empezar a saborear antes del primer bocado.
Los capones de COREN pesan en torno a los 4 kg.
Cuidado con tu horno, seguro que no es igual al mío porque no conozco dos hornos que funcionen igual en el universo, yo he tenido 3 y me he tenido que acostumbrar a cada uno de ellos. Posiblemente tus 180º sean más o menos fuertes, así que controla y si fuese necesario, baja la temperatura, es mejor tenerlo un poco más tiempo a menos calor y en el último momento subes un poco para que adquiera un bonito color dorado.

A la  jugosidad de su carne se  aúna un potente sabor lo que lo convierte en un auténtico plato de celebración.

¿Viendo esta fuente te extraña que fuera plato de reyes y nobles en la antigua Roma? a mí, no, sabían lo que era bueno.

Es una receta muy sencilla a la que has dedicar unas horas de atención, aunque tampoco no demasiado, el horno lo hace todo.

Si acaso pones una alarma en el móvil cada 40 minutos para rociar caldo sobre el capón y al tiempo controlar que no se dore demasiado y debas cubrirlo con papel de aluminio, el resto es muy fácil porque aquí el auténtico protagonista es el propio capón y su exquisita carne.

A disfrutar!

¿Qué te ha parecido esta receta?

Tu valoración, aquí: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars votos)
Cargando…
Publicidad
Publicidad
    • Muchas gracias a ti, Angel por acercarte hasta aquí para dejar un mensaje tan bonito. Muy felices fiestas y próspero año nuevo. Un saludo

  1. La forma en la que lo cocinas es muy parecida a como hacemos el pavo en mi país Panama donde en Navidad es el pavo la estrella de la cena de navidad. También hacemos pernil o jamón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *